Amnistía Internacional denuncia crisis de derechos humanos en El Salvador

Amnistía Internacional denuncia crisis de derechos humanos en El Salvador

Escucha este artículo

Amnistía Internacional (AI) denunció que el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ha sumergido al país en una crisis de Derechos Humanos, después de que la organización haya documentado 28 casos de violaciones.

Según el organismos internacional, las autoridades salvadoreñas han cometido violaciones masivas de Derechos Humanos, entre las que destacan detenciones arbitrarias, tortura y malos tratos, así como el fallecimiento de cerca de una veintena de personas bajo la tutela del Estado, ha explicado AI al presentar las conclusiones de una investigación realizada en el país centroamericano.

Estos crímenes se enmarcan dentro del régimen de excepción aprobado el 27 de marzo, prorrogado dos veces, y vigente actualmente por el auge de homicidios presuntamente cometidos por pandillas.

«En lugar de dar una respuesta efectiva a la dramática violencia que generan las pandillas y los retos históricos de seguridad pública que enfrenta el país, están sometiendo al pueblo salvadoreño a una tragedia», ha explicado Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional. Asimismo, ha pedido justicia «de forma urgente»: «Ésta solo se logra con investigaciones robustas y procesos justos que garanticen un debido proceso y una condena efectiva».

El régimen de excepción, junto a las reformas penales, han limitado los derechos a la defensa, a la presunción de inocencia, a un recurso judicial efectivo y al acceso a un juez independiente.

De esta forma, AI informa de que ha encontrado miles de casos de detenidos sin el cumplimiento de los requisitos legales, sino «únicamente por ser percibidos por las autoridades como personas señaladas como criminales en los discursos de estigmatización del gobierno».

Entre los casos analizados, las personas detenidas han sido privadas de libertad al presentar tatuajes, vínculos con una pandilla o vivir en zonas con altas tasas de marginación y abandono que están controladas por estos grupos.

Las organizaciones de Derechos Humanos han denunciado las vulneraciones de derechos de las personas investigadas, pero informan de que los procesos no presentan avances.

«Es alarmante observar cómo los tres poderes del Estado, incluyendo las instituciones de justicia, están funcionando de manera sumamente coordinada para procesar de forma sumaria, ilegal e indiscriminada a miles de personas. El uso político de las instancias creadas para garantizar justicia atenta contra el Estado de Derecho y está favoreciendo la comisión de graves violaciones de Derechos Humanos e incluso crímenes de derecho internacional», explica Erika Guevara Rosas.

Amnistía ha entrevistado a periodistas locales que han tenido que cambiar de domicilio o país debido al hostigamiento. En el contexto de estado de excepción, se han aprobado reformas legales que criminalizan a quienes informan sobre las pandillas.

Asimismo, funcionarios públicos y medios oficialistas han acusado «públicamente y sin pruebas» a periodistas e investigaciones de tener vínculos con pandillas para «estigmatizar y cohibir» la profesión.

Igualmente, AI ha documentado la detención de cuatro sindicalistas. Una de ellas, Dolores Almendares, trabajadora de la alcaldía de Cuscatancingo y secretaria general del sindicato SETRAMUC, fue detenida acusada por agrupación ilícita, pero sus familiares y compañeros creen que la detención podría tener algún vínculo con su defensa de los derechos laborales.

«La magnitud de las violaciones a los Derechos Humanos demanda una respuesta contundente e inmediata de la comunidad internacional», afirma la activista Guevara. A su vez, ha solicitado que se permita el acceso al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y los mecanismos de protección de la ONU.

Por su parte, el Presidente Bukele envió un contundente mensaje contra la oposición y todos los sectores nacionales e internacionales, afirmando que no abonan al crecimiento y desarrollo del país, esto en el informe de su tercer año de gestión brindando el miércoles en la Asamblea Legislativa.

“El Salvador es un país soberano, aquí vamos a tomar las decisiones correctas para nosotros y nuestro futuro. Todos los que quieran apoyarnos son bienvenidos para construir este sueño con nosotros. Pero los que no, mejor apártense, no vamos a permitir que vengan a nuestra casa a decirnos qué hacer o a darnos órdenes”, manifestó el jefe de Estado, en su discurso a la Nación.

Asimismo, cuestionó sobre la “preocupación” de la comunidad internacional y la oposición, grupos que ahora critican y llaman al país una dictadura, en momentos que el país está avanzando y tomando las decisiones correctas para su desarrollo social, económico y de seguridad.

“Esos grupos, de repente amigos, trabajan juntos, para liberar a El Salvador de lo que ellos han querido llamar, sin ningún rigor histórico ni político: dictadura; pero, a ellos les digo: digan lo que digan, escriban lo que escriban, ataquen una y otra vez, no nos van a detener, tenemos a Dios y al pueblo salvadoreño de nuestro lado”, manifestó el mandatario.

 10,536 total views,  6 views today

Facebook Comments Box
Compartir
Entrada anterior SISTEMA FEDECRÉDITO entrega donativos de mochilas a centros escolares
Entrada siguiente Teatro Hamlet celebra sus 50 aniversario presentando la comedia: CINTURÓN DE CASTIDAD

Traducir este sitio

ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

La encuesta de hoy

Hasta la fecha entiendes ¿Cómo funciona el bitcoin?

Hasta la fecha entiendes ¿Cómo funciona el bitcoin?

Created with Perfect Survey

Estadística - Ver los resultados

Internacionales

Espectáculos

Salud

Opinión

Técnología

Los Ángeles, noticias importantes de la diáspora

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Todos los derechos reservados de Día a Día News, prohibida la reproducción total o parcial de este contenido.

error: Contenido protegido