Sáb. Sep 30th, 2023
Escucha este artículo

Cadáveres abandonados en las calles, personas sacando cuerpos debajo de los escombros con sus propias manos.

Testigos directos del horror le dijeron a la BBC que barrios y edificios enteros fueron arrastrados al mar mientras la gente dormía.

Y ahora “el mar está devolviendo decenas de cadáveres”, relató Hichem Abu Chkiouat, ministro de Aviación Civil y miembro del Comité de Emergencia en el este de Libia.

Esa es la situación que se vive en la ciudad portuaria de Derna tras las inundaciones causadas por la tormenta Daniel que arrasaron el este del país dejando una estela de destrucción con miles de muertos y desaparecidos.

La ONU afirma que la mayoría de víctimas pudieron evitarse  

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha afirmado este jueves que podrían haberse evitado “la mayoría” de las víctimas mortales a causa de las devastadoras inundaciones registradas el lunes en el este de Libia si el país, sumido en una grave crisis política con dos gobiernos enfrentados, contara con un servicio meteorológico funcional que emitiera alertas ante riesgos naturales.

Inundaciones Libia.

El secretario general del organismo, Petteri Taalas, ha indicado durante una rueda de prensa en la ciudad suiza de Ginebra que “si hubiera habido un servicio meteorológico operando con normalidad, podrían haber emitido una advertencia” ante el riesgo que suponía la llegada de la tormenta ‘Daniel’.

“Las autoridades de gestión de emergencias podrían haber llevado a cabo una evacuación y se podrían haber evitado la mayoría de las víctimas”, ha sostenido Taalas, que ha resaltado que “las consecuencias económicas no se pueden evitar totalmente, pero también se podrían haber minimizado con unos servicios adecuados en marcha”.

Así, ha resaltado que “hay muchos países en los que hay una mala gobernanza o en los que el gobierno no es tan activo como antes de la crisis” y ha argumentado que “Libia ha estado en este estado durante los últimos cinco años”. “Tenemos interacciones con ellos para intentar ayudarles, pero ante la difícil situación de seguridad difícil es difícil ir allí y mejorar la situación”, ha añadido.

 ha explicado que “el servicio meteorológico ( de Libia) prácticamente no es funcional” y ha detallado que “los sistemas de observación han sido destruidos”. “Libia solía ser un país rico con estos servicios”, ha recalcado, antes de insistir en que “debido a esta inacción del servicio meteorológico llegó una inundación y no hubo una evacuación en marcha porque no hay sistemas de alerta temprana en marcha”.

Horas antes, Abdulmenam al Gaizi, alcalde de la ciudad de Derna, la más afectada por las inundaciones, había alertado de que la cifra de muertos en la localidad podría aumentar hasta los 20.000, en medio de los trabajos de búsqueda de miles de personas desaparecidas tras ser arrastradas por las aguas.

Al Gaizi explicó que estos cálculos derivan de los enormes daños registrados en varios barrios de Derna, que ha sufrido la práctica destrucción del 25 por ciento de la ciudad, y manifestó que la presa de la ciudad, que reventó poco después de que otra situada río arriba se derrumbara por la presión del agua, llevaba sin mantenimiento desde 2008 a causa de la crisis política en el país africano.

El país se encuentra dividido en dos administraciones después de que la Cámara de Representantes diera por finalizado el mandato de Dbeibé por el aplazamiento de las elecciones presidenciales en diciembre de 2021 y nombrara para el cargo a Fazi Bashaga –posteriormente suspendido en el cargo y sustituido por Osama Hamad–, decisión que supuso un varapalo para los esfuerzos para poner fin al conflicto y la inestabilidad que sacude Libia desde la captura y ejecución de Muamar Gadafi en 2011.

Facebook Comments Box
Compartir esta nota
error: Contenido protegido