Davivienda Seguros, la filial de Davivienda anunció la continuidad de su compromiso con la biodiversidad, a través de la conservación del manglar en el país, realizando actividades de restauración en el complejo de la Barra de Santiago, ubicado en el departamento de Ahuachapán, el cual es un humedal de importancia internacional, de acuerdo con el Convenio Ramsar. 

Este es el tercer año consecutivo de ejecución del programa ambiental del Seguro de Vida Verde, en conjunto con FUNDEMAS, en el marco de su programa Limpiemos El Salvador; pero en esta nueva temporada incluyendo la participación de la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo– GIZ, a través del programa Biodiversidad y Negocios, y por encargo del Ministerio Federal alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), contribuyendo con asesoría técnica para establecer una línea base sobre el estado de la biodiversidad del manglar y desarrollar un plan de manejo y monitoreo que proporcione herramientas e información que apoye, entre otros aspectos, la toma de decisiones, y en especial demuestran los impactos positivos de las acciones que se realizan para su conservación. 

Asimismo y complementariamente la GIZ colaborará con la aplicación de la herramienta Biodiversity Check Servicios a fin de que Davivienda pueda implementar un plan de acción en favor de la biodiversidad. Dicha herramienta recopilará información de base sobre cómo los servicios de Davivienda guardan relación con la biodiversidad y las acciones voluntarias que se pueden realizar para fortalecer aún más su compromiso con su conservación en el largo plazo. 

Cabe señalar que mediante la estrategia de valor compartido, las entidades continuarán sumando impactos en esta causa durante este año, cumpliendo las medidas de bioseguridad que la emergencia sanitaria causada por la pandemia COVID-19 exige.

Durante esta coyuntura, el programa también involucrará a los miembros de las comunidades vecinas de la Barra de Santiago, quienes se benefician del ecosistema: desarrollarán la recolección de al menos 200,000 semillas y candelillas de mangle y su correspondiente esparcimiento en un área de siete hectáreas, trabajo que contará con la coordinación de guarda recursos, socios locales y funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente. 

El sitio Ramsar Barra de Santiago es considerado como una de las Áreas Naturales Protegidas más importantes, en la cual Davivienda Seguros trabaja desde hace 2 años consecutivos por su restauración, impactando en la conservación de flora y fauna del país, como parte de su estrategia comercial de Seguro de Vida Verde. Considerando la proyección a futuro de un período de 15 años, cuando esta área sea un bosque de mangle maduro, su impacto ambiental acumulará más de 1,920 toneladas de carbono por año. 

En cuanto al impacto social, durante este año se beneficiará a aproximadamente 500 personas -unas 150 familias-, gracias a la conservación y reproducción de especies como cangrejos, camarones, peces y otras que son propicias de un ecosistema original, todas ellas contribuyen como recurso alimenticio en la zona. 

La participación de la GIZ en el programa de conservación del mangle ratifica el compromiso adquirido en Davivienda por la sostenibilidad ambiental de El Salvador y nos reta a continuar impulsando iniciativas de valor compartido; para que juntos trabajemos en la salvaguarda del complejo Barra de Santiago, área crítica para la biodiversidad. Agradecemos la confianza y fidelidad de nuestros clientes, quienes al preferir el Seguro de Vida Verde protegemos el ecosistema manglar. Por cada póliza donde protege su vida o la de su familia, Davivienda Seguros aporta a la consolidación de resultados en beneficio de nuestra fauna y flora, así como a la mejora de la calidad del aire, incidiendo en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible”,

señaló el gerente de Banca Seguros de Davivienda Seguros, S.A. , Francisco Portillo.

“La alianza público – privada entre el Banco Davivienda, FUNDEMAS, y la GIZ es la primera que establecemos en El Salvador en el marco del programa regional de cooperación con el SICA Biodiversidad y Negocios, marcando un hito para el sector financiero salvadoreño al establecer y dar a conocer su compromiso con la biodiversidad. Estamos convencidos que, con la participación de múltiples actores, en especial del sector privado, los esfuerzos de conservación y uso sostenible de la biodiversidad que se desarrollan en el mangle aportarán al país condiciones de resiliencia y resistencia ante desastres naturales, una mejor salud para sus ecosistemas naturales, mejores capacidades a las comunidades, así como oportunidades para alcanzar el desarrollo sostenible”

dijo el Director Regional GIZ, Jochen Quinten

Por su parte, la Directora Ejecutiva de FUNDEMAS, Haydée de Trigueros manifestó: “Como FUNDEMAS nos complace tener a organizaciones socias y comprometidas con el desarrollo sostenible de nuestro país El Salvador, una de ellas es el Banco DAVIVIENDA, entidad que ha revolucionado su estrategia de sostenibilidad, en lo económico, social y ambiental. Uno de los esfuerzos más emblemáticos, que hemos tenido el gusto de acompañar y trabajar es su programa ambiental “Seguro de Vida Verde”, el que hemos apoyado durante varios años, con actividades de reforestación en diferentes zonas del país y además, en el año 2020 nos permitió Desarrollar uno de los primeros modelos de Biodiversidad y Negocios a través del proyecto de Restauración de Manglares Barra de Santiago, en el departamento de Ahuachapán. Ahora, a esta iniciativa, se suma GIZ quien nos apoyará a crear más y nuevas acciones a favor de la biodiversidad y alineado a la estrategia de negocios de Banco DAVIVIENDA.” 

Durante esta temporada se fortalecerán los conocimientos ambientales de aproximadamente 200 estudiantes y líderes universitarios, propiciando la generación de una cultura ambiental responsable del entorno a través también de que los alumnos se conviertan en embajadores en su familia y comunidad. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido