Una nueva iniciativa ayuda a que los padres y educadores puedan proteger a más niños y adolescentes de las enfermedades potencialmente mortales en este regreso a clases presenciales

Durante la pandemia de COVID-19, al menos uno de cada cinco niños no ha recibido las vacunas esenciales que los mantienen sanos y permiten que nuestras comunidades estén libres de enfermedades, esto equivale a millones de niños.

Es posible que a los estudiantes que no tengan estas vacunas no se les permita el regreso a las clases presenciales este año. Peor aún, millones de niños y adultos sin vacunar podrían estar en riesgo de contraer enfermedades mortales o debilitantes tales como el sarampión, la tosferina y la poliomielitis.

La Learning First Alliance (LFA, por las siglas en inglés de «Alianza Primero el Aprendizaje») ha puesto en marcha una nueva campaña de información al público llamada «El poder para proteger». También tienen una nueva página de Internet, www.GetVaxFacts.org/espanol, para recordar a los padres y tutores que las vacunas rutinarias son necesarias y que, si lo requieren, pueden obtener las vacunas de forma gratuita. LFA es una coalición de 12 grupos de educación a nivel nacional y representa a 10 millones de padres, maestros, personal de apoyo, superintendentes, miembros del consejo escolar y maestros educadores. Este esfuerzo, de promover que los padres y cuidadores tengan a sus hijos al día con sus vacunas, ayudará a mantener seguras las escuelas y a que los estudiantes estén saludables y listos para aprender cuando regresen a las clases presenciales durante las próximas semanas.

Cuarenta por ciento (40%) de los padres de familia dicen que sus hijos no recibieron sus vacunas debido a la COVID-19; esto de acuerdo con una encuesta reciente de la Blue Cross Blue Shield. Las vacunas proporcionan una potente protección contra 16 enfermedades a lo largo de la vida de los niños y además evitan propagar esas enfermedades a otros, como estudiantes, maestros, personal y miembros vulnerables de la comunidad.

«Sabemos que quienes cuidan a los niños están estresados y que durante la pandemia han tenido que aplazar las citas con el doctor o buscar citas de telesalud», dijo Richard M. Long, director general de la Learning First Alliance. «Las tasas de vacunación infantil y de adolescentes han caído a un ritmo alarmante en Estados Unidos debido a la falta de citas».

Este año, los adolescentes también tendrán la opción de recibir una vacuna contra la COVID-19. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por las siglas en inglés de Food and Drug Administration) de los Estados Unidos ha ampliado la autorización del uso de las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech para incluir a los adolescentes de 12 a 15 años.  El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ha actualizado sus guías clínicas para permitir que se administre la vacuna contra la COVID-19 al mismo tiempo que otras vacunas rutinarias; esto es una política apoyada por la Academia Americana de Pediatría para que los alumnos se puedan poner al día con sus vacunas rutinarias.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido