Mar. Abr 16th, 2024

La Corte Suprema restauró por unanimidad a Donald Trump en las papeletas de las primarias presidenciales de 2024, rechazando los intentos estatales de prohibir al expresidente republicano por los disturbios del Capitolio.

Los jueces dictaminaron un día antes de las primarias del Súper Martes que los estados no pueden invocar una disposición constitucional posterior a la Guerra Civil para evitar que los candidatos presidenciales aparezcan en las papeletas. Ese poder reside en el Congreso, escribió el tribunal en una opinión sin firmar.

Trump publicó en su red social poco después de que se publicara la decisión: «¡GRAN VICTORIA PARA AMÉRICA!»

El resultado pone fin a los esfuerzos en Colorado, Illinois, Maine y otros lugares para echar a Trump, el favorito de la nominación de su partido, de la boleta electoral debido a sus intentos de deshacer su pérdida en las elecciones de 2020 ante el demócrata Joe Biden, que culminó en el ataque del 6 de enero de 2021 en el Capitolio.

La secretaria de Estado de Colorado, Jena Griswold, expresó su decepción por la decisión del tribunal al reconocer que «Donald Trump es un candidato elegible en las Primarias Presidenciales de Colorado en 2024».

Estados Unidos Tribunal Supremo

Cómo los accesorios de armas llamados acciones de choque terminaron antes de los EE. UU. Tribunal Supremo

El derecho al aborto podría complicar la candidatura del republicano Larry Hogan al Senado en Maryland azul profundo

Los opositores y partidarios del derecho al aborto aprovechan el informe de que Trump impulsa en privado la prohibición de 16 semanas

Los legisladores de Virginia presentan proyectos de ley que tienen como objetivo proteger el acceso a la anticoncepción

El caso de Trump fue el primero en la Corte Suprema que se ocutó de una disposición de la 14a Enmienda que se adoptó después de la Guerra Civil para evitar que los ex titulares de cargos que «participaron en la insurrección» volvieran a ocupar el cargo.

La Corte Suprema de Colorado, en una sentencia única de su tipo, había decidido que la disposición, Sección 3, podría aplicarse a Trump, a quien ese tribunal consideró que incitó al ataque al Capitolio. Ningún tribunal antes había aplicado la Sección 3 a un candidato presidencial.

Los jueces eludieron la cuestión políticamente tensa de la insurrección en sus opiniones el lunes.

El tribunal sostuvo que los estados pueden prohibir a los candidatos de la oficina estatal. «Pero los Estados no tienen poder en virtud de la Constitución para hacer cumplir la Sección 3 con respecto a las oficinas federales, especialmente la Presidencia», escribió el tribunal.

Si bien los nueve jueces estuvieron de acuerdo en que Trump debería estar en la boleta electoral, hubo un fuerte desacuerdo entre los tres miembros liberales de la corte y un desacuerdo más leve por parte de la jueza conservadora Amy Coney Barrett de que sus colegas fueron demasiado lejos para determinar lo que el Congreso debe hacer para descalificar a alguien de la oficina federal.

Los jueces Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Ketanji Brown Jackson dijeron que estuvieron de acuerdo en que permitir que la decisión de Colorado se presente podría crear un «caótico mosaico de estado por estado», pero dijeron que no estaban de acuerdo con que la mayoría descubra que una descalificación para la insurrección solo puede ocurrir cuando el Congreso promulgue una legislación. «Hoy en día, la mayoría va más allá de las necesidades de este caso para limitar la forma en que la Sección 3 puede prohibir que un insurreccionista que rompe juramentos se convierta en presidente», escribieron los tres jueces en una opinión conjunta.

No está claro si el fallo deja abierta la posibilidad de que el Congreso pueda negarse a certificar la elección de Trump o de cualquier otro candidato presidencial que vea que ha violado la Sección 3.

Derek Muller, profesor de derecho en la Universidad de Notre Dame, dijo que «parece que no», y señaló que los liberales se quejaron de que el fallo de la mayoría cierra cualquier otra forma para que el Congreso haga cumplir la disposición. Rick Hasen, profesor de derecho de la Universidad de California-Los Ángeles, escribió que no está muy claro cuáles podrían ser los límites del Congreso.

Hasen estaba entre los que instaban al tribunal a resolver el asunto, por lo que no había riesgo de que el Congreso rechazara a Trump en virtud de la Sección 3 cuando cuenta los votos electorales el 6 de enero de 2025.

«Es posible que tengamos un desagradable y desagradable período posterior a las elecciones en el que el Congreso intenta descalificar a Trump, pero la Corte Suprema dice que el Congreso excedió sus poderes», escribió.

Ambas partes habían solicitado un trabajo rápido por parte del tribunal, que escuchó los argumentos hace menos de un mes, el 8 de febrero. Los jueces parecían entonces listos para gobernar a favor de Trump.

Trump había sido expulsado de las papeletas en Colorado, Maine e Illinois, pero los tres fallos estaban en espera a la espera de la decisión de la Corte Suprema.

El caso es la participación más directa de la corte en una elección presidencial desde Bush v. Gore, una decisión dictada hace un cuarto de siglo que entregó efectivamente las elecciones de 2000 al republicano George W. Bush. Y es solo uno de los varios casos que involucran a Trump directamente o que podrían afectar sus posibilidades de convertirse en presidente de nuevo, incluido un caso programado para discusiones a finales de abril sobre si puede ser procesado penalmente por cargos de interferencia electoral, incluido su papel en el ataque al Capitolio del 6 de enero. El momento de la intervención del tribunal superior ha planteado preguntas sobre si Trump será juzgado antes de las elecciones de noviembre.

Los argumentos de febrero fueron la primera vez que el tribunal superior escuchó un caso relacionado con la Sección 3. La disposición de dos frases, destinada a evitar que algunos confederados vuelvan a ocupar el cargo, dice que aquellos que violan los juramentos de apoyar la Constitución están excluidos de varios puestos, incluidas las oficinas del Congreso o que sirvan como electores presidenciales. Pero no menciona específicamente la presidencia.

Los jueces conservadores y liberales cuestionaron el caso contra Trump. Su principal preocupación era si el Congreso debía actuar antes de que los estados puedan invocar la 14a Enmienda. También hubo preguntas sobre si el presidente está cubierto por la disposición.

Los abogados de los votantes republicanos e independientes que demandaron para eliminar el nombre de Trump de la boleta electoral de Colorado habían argumentado que hay amplia evidencia de que los acontecimientos del 6 de enero constituyeron una insurrección y que fue incitada por Trump, que había exhortado a una multitud de sus partidarios en un mitin fuera de la Casa Blanca a «luchar como el infierno». Dijeron que sería absurdo aplicar la Sección 3 a todo menos a la presidencia o que Trump esté de alguna manera exento. Y la disposición no necesita una legislación habilitante, argumentaron.

Los abogados de Trump presentaron varios argumentos sobre por qué la enmienda no se puede usar para mantenerlo fuera de la boleta electoral. Sostuvieron que el motín del 6 de enero no fue una insurrección y, incluso si lo fue, Trump no fue al Capitolio ni se unió a los alborotadores. La redacción de la enmienda también excluye a la presidencia y a los candidatos que se postulan a la presidencia, dijeron. Incluso si todos esos argumentos fracasaron, dijeron, el Congreso debe aprobar legislación para revitalizar la Sección 3.

El caso fue decidido por un tribunal que incluye a tres jueces nombrados por Trump cuando era presidente. Han considerado muchos casos relacionados con Trump en los últimos años, negándose a aceptar sus falsas afirmaciones de fraude en las elecciones de 2020 y negándose a proteger los registros fiscales del Congreso y de los fiscales de Nueva York.

La decisión 5-4 en Bush v. El caso Gore hace más de 23 años fue la última vez que el tribunal estuvo tan profundamente involucrado en la política presidencial. El juez Clarence Thomas es el único miembro del tribunal que estaba en el banquillo en ese momento. 

Thomas ha ignorado los llamamientos de algunos legisladores demócratas para que se aparten del caso Trump porque su esposa, Ginni, apoyó el esfuerzo de Trump por revocar los resultados de las elecciones de 2020 y asistió a la manifestación que precedió al asalto al Capitolio por parte de los partidarios de Trump.

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota