Mar. Jul 23rd, 2024

El Real Madrid venció (2-0) este miércoles al Chelsea en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones celebrada en el Santiago Bernabéu, un choque que cumplió con el favoritismo del equipo español sobre el inglés, con los goles de Benzema y Asensio.

El equipo de Carlo Ancelotti fue muy superior al de Frank Lampard, a pesar de que dejó alguna imprecisión en el primer tiempo y le faltó algo de mordiente para sentenciar la eliminatoria. Los blancos, después de caer en casa ante el Villarreal, retomaron el pulso por la decimoquinta con plena convicción de que el Chelsea, muy en horas bajas, no debe ser impedimento para avanzar.

Ni el olor a lluvia recién caída dio al equipo inglés algo de cobijo en el Bernabéu. Fueron gotas de fogueo, como las balas de un Chelsea con muy poca fe en sus opciones de hacer algo potable en casa del 14 veces campeón de Europa. Y eso que el equipo ‘blue’ tuvo dos muy claras nada más empezar, sin tener que buscarlas.

El Madrid casi se pasó de frenada, en campo rival desde el minuto uno y en dos pérdidas regaló dos contras a los visitantes. Joao Félix las desperdició ambas, la primera con opción de mano a mano ante Courtois pero sin velocidad ni pegada sobre Militao. El equipo de Ancelotti no estuvo fino en defensa, con varias pérdidas, pero arriba olía la sangre con solo palpar el acelerador.

Benzema fue quien abrió la lata a los 20 minutos, en su línea después del Mundial como uno de los mejores de Europa (20 goles y 5 asistencias a lo Haaland y Rashford). Sin hacer tanto ruido como cuando acaparó los focos de Liga y Champions para su Balón de Oro, el francés siguió su racha después de un remate de Vinicius, a centro de Carvajal, que dejó ‘muerto’ Kepa en el área.

El 1-0 cayó por su propio peso, aunque de corear el nombre de Benzema, el Bernabéu enlazó con el de Courtois porque el belga sacó el fuego amigo de Militao. El cuadro blanco encerró al azul durante muchos minutos y robó arriba, una sensación de agobio insostenible para el Chelsea, con Thiago Silva sacando una de ‘Vini’ bajo palos.

El equipo de Lampard buscó la espalda rival y algún descuido más de un Madrid que ganó precisión con el paso de los minutos, aunque la actitud del rival invitaba a sentenciar la eliminatoria tras el descanso. El guion pedía una marcha más al equipo blanco pero en la reanudación le costó dar lucidez a su ataque, con disparos lejanos de Modric y Camavinga, sin pasar por Benzema.

La lesión visitante de Koulibaly dio paso a Cucurella como central, una decisión que le costó cara al técnico inglés, pues el jugador español descuidó su espalda y Chilwell vio la roja al tumbar a Rodrygo. Lampard no dudó en volver a defensa de cinco y al Madrid le tocó lidiar con la obligación ya total de sacar una buena renta de cara a la vuelta en Londres el próximo martes. De nuevo, al Chelsea se le hizo largo. Vinicius, máximo asistente de la Champions, interpretó a la perfección la entrada de Asensio: le buscó una vez y cortó Cucurella un remate de gol.

La segunda, de seguido, sí encontró al balear con su zurda esperando para batir a un Kepa poco acertado (2-0). Con 15 minutos por delante, el propio Asensio tuvo la más clara junto a Benzema, dejando con algo de vida a un Chelsea que la tuvo incluso al final con Mount si no es por Rüdiger. Con tres entrenadores esta campaña, undécimo en la Premier, los londinenses tienen un pequeño clavo ardiente al que agarrarse, aunque ya les quemó en 2021 y 2022.

Facebook Comments Box
Compartir esta nota
error: Contenido protegido