Editor 24/01/2021

La Fiscalía General de la República confirmó ayer que las osamentas encontradas en la Hacienda el Limón de la urbanización Nuevo Lourdes pertenecen al joven Diego Miguel Sibrián, un joven de 22 años que se dedicaba a repartir comida rápida a domicilio en una motocicleta.

El joven estaba desaparecido desde finales de noviembre del año pasado y según el reporte de las autoridades encontraron el cadáver el pasado viernes y luego de las pesquisas se comprobó que en el lugar estaba su carné de identificación como empleado de un restaurante de comida china y una chumpa de uniforme con el logo de la empresa.

“Supuestamente si llegó a encontrarse con el amigo, porque el otro muchacho está desaparecido también supuestamente y desde ese momento no saben de él tampoco. Lo más raro es que entraron a la residencia, pero no salieron, porque mi suegro lo fue a buscar y el DUI de él estaba en la caseta de Nuevo Lourdes poniente, lo que quiere decir que él ya no salió de ahí”, detalló la joven, que ahora es viuda, en aquel momento de su desaparición.

En el lugar también encontraron la osamenta otra persona, por lo tanto, la Policía tiene fuertes indicios que ese terreno pueda ser un cementerio clandestino. Las autoridades retiraron los huesos para determinar científicamente la identidad de las osamentas.

Por su parte, el Fiscal General de la República, Raúl Melara a través de su cuenta de Twitter escribió: “Esta es una de las razones por las que creamos la Unidad Especializada de @desaparecidosFGR. Lo menos que podemos hacer es persistir para llevar paz a sus familiares. Falta mucho por hacer y cambiar”.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *