Sáb. Mar 2nd, 2024

Las muertes asociadas por el alcohol, las drogas y el suicidio cobraron la vida de 209.225 estadounidenses en el 2021, elevando la tasa de mortalidad al 11 por ciento, con respecto al año anterior, según el nuevo informe Pain in the Nación 2023 sobre Epidemias de Muertes por Alcohol, Drogas y Suicidio, publicado el día de hoy por Trust for America’s Health (TFAH, por sus siglas en ingles).

Durante este último año, se ha registrado el récord más alto en la historia con 209.225 americanos que han perdido la vida por abuso de sustancias de alcohol, drogas y suicidios. Esta tendencia de muerte ha ido incrementando bruscamente en los EE. UU.  La data del 2021 demuestra que las muertes por estas causas han aumentado a través de toda la población del país, pero mayormente se observó un incremento en las comunidades de color y en las personas que viven en el sur, el oeste y las regiones rurales del país.

  • Se observó que las muertes por sobredosis de drogas incrementaron un 14 por ciento entre el 2020 y el 2021, con grandes aumentos entre los nativos de Hawái, las islas del Pacífico, los indios americanos/nativos de Alaska y entre los jóvenes y adultos mayores. Durante el año, se observó que la tasas por sobredosis de drogas fue mayor entre los adultos de 35 a 54 años, hombres, personas de raza negra y adultos jóvenes entre los 18 a 34 años.
  • Las muertes inducidas por alcohol aumentaron un 10 por ciento entre el 2020 y el 2021. El incremento más elevado, se encuentra entre los nativos de Hawái, las islas del Pacífico, los latinos y los indios americanos/nativos de Alaska.
  • La mortalidad por suicidio aumentó un 4 por ciento entre el 2020 y el 2021. El mayor aumento, se registra entre los indios americanos/nativos de Alaska y los negros.

Aunque las tendencias del 2021 no fueron muy buenas noticias, se lograron mejores resultados con respecto a las tendencias del 2020, ya que para el 2020, la cantidad de muertes por alcohol, drogas y suicidio aumentó un 20 por ciento en comparación con el 2019.

«Los datos de mortalidad por abuso de sustancias y suicidio continúan demostrando cifras y aumentos alarmantes «, dijo J. Nadine Gracia, M.D., MSCE, presidenta y directora ejecutiva de Trust for America’s Health. «Lo que se requiere es una inversión con carácter de urgencia con políticas sostenibles, programas que ayuden a prevenir el uso y abuso de sustancias y la tendencia al suicidio tras ciertas experiencias de vida. Necesitamos invertir en programas que prevengan experiencias adversas y traumáticas durante la niñez, promoviendo servicios de salud mental en las escuelas para brindar apoyo, creando entornos de atención médica para toda la población».

Resumen de dos décadas

Las muertes por alcohol, drogas y suicidio han ido en aumento durante más de dos décadas y se han duplicado durante este período con 104.379 muertes de este tipo en el 2011, en comparación con 209.225 en el 2021. Entre el 2016 y el 2021, el aumento en la tasa de muertes por sobredosis de drogas fue más del 60 por ciento. Estos aumentos afectaron desproporcionadamente a las comunidades negras y poblaciones latinas.

La mayoría del aumento de muertes por sobredosis de drogas, se debían por sobredosis de opiáceos, además de registrarse muertes por cocaína y psicoestimulantes. además, se halló que la xilazina, representa una nueva amenaza, ya que es un tranquilizante aprobado para uso veterinario, que se mezcla con fentanilo para crear una droga callejera altamente tóxica.

Durante las últimas dos décadas, las muertes por alcohol y suicidio también han aumentado, pero no tanto como las muertes por drogas.

Riesgo de suicidio juvenil

Durante la última década, las muertes por alcohol, drogas y suicidio entre jóvenes de 10 a 17 años han aumentado un 40 por ciento. Si bien los jóvenes tenían una tasa de suicidio mucho menor que la población en general, la tendencia al alza del suicidio juvenil comenzó antes de la pandemia de COVID-19 (incrementándose al 71 por ciento, entre el 2010 al 2021) Esto demuestra ser un hecho bastante alarmante, el cual requiere atención inmediata. A diferencia de otros grupos de edad, los jóvenes registran el mayor aumento de mortalidad por causa de suicidio, en comparación con el aumento que tuvieron otros grupos de edad.

Los jóvenes indios americanos/nativos de Alaska y LGBTQ son los que representan mayor riesgo de tener poca salud mental y de presentar conductas suicidas.

Riesgo de suicidio de veteranos

Otra Data presentó que la tasa de mortalidad por suicidio de los veteranos requiere atención inmediata, demostrando 32 muertes por cada 100.000 veteranos en el 2020, siendo ésta la tasa más alta en comparación con la de la población general.

Programas basados en evidencia pueden ayudar a revertir las tendencias de muertes por desesperación

En respuesta a la creciente crisis de muertes por desesperación, se necesita un enfoque multifacético para mejorar la salud mental y el bienestar en cada comunidad. El informe incluye recomendaciones sobre los pasos que deben tomar los gobiernos a nivel federal, estatal, local, entre otras partes interesadas, para evitar el uso y el abuso de sustancias y de prevenir el suicidio. Las recomendaciones incluyen:

  • Invertir en programas de prevención y promover condiciones que promuevan la salud, este incluye programas que prevengan y reduzcan las experiencias adversas durante niñez, brindando servicios que informen sobre traumas, facilitando servicios de salud mental para estudiantes en las escuelas y programas de intervención de crisis, incluyendo la línea de crisis de vida 988.
  • Prevenir el uso indebido y la sobredosis de sustancias apoyando los programas de servicio de jeringas, aumentando la disponibilidad de tiras reactivas de naloxona y fentanilo, permitiendo más fondos para fomentar los Programas de Apoyo a Comunidades Libres de Drogas y reforzando los programas de prevención específicamente para los jóvenes.
  • Transformar el sistema de prevención de salud mental y el sistema de prevención de sustancias, incrementado el acceso a la atención médica para atender la salud mental y problemas por el uso de sustancias, a través de la Ley de Equidad en Adicción y Paridad, integrando la asistencia de salud mental con centros de tratamientos de abuso de substancias creando un cuidado cultural y lingüísticamente adecuado, para proporcionar el cuidado apropiado para las poblaciones de color y otras poblaciones desatendidas.

Loading

Facebook Comments Box
administrador

Compartir esta nota