Maricela Sorto 26/11/2020

Los supervisores del condado de Los Ángeles votaron el pasado martes a favor de prohibir a los restaurantes el servicio para comer en sus establecimientos, debido al aumento en los casos de coronavirus en la ciudad, que los tiene al borde de imponer una orden de permanecer en casa.

Con tres votos a favor y dos en contra, la junta rechazó una moción para permitir a los restaurantes ofrecer servicio al aire libre con capacidad limitada, a pesar de que los propietarios señalaron que era injustificado y afectaría sus negocios.

El pasado lunes, el condado superó el umbral para emitir una nueva orden de quedarse en casa, sin embargo el Departamento de Salud Pública local no toma medidas todavía; “Nuestras métricas son las más alarmantes hasta el momento”, dijo la directora de Salud Pública, Barbara Ferrer.

Asimismo, Ferrer comentó a los supervisores que una propuesta para una orden de quedarse en casa sería más modesta que implementar un confinamiento a nivel estatal en la primavera, pero que era necesaria para tratar de contener el aumento pronunciado de casos.

Con información de Agencias

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *