Slider
Editor 05/04/2021

Redacción: Kevin Lemus

Una factura representa mucho más que una hoja de papel con una cantidad de dinero. Es raro el día en que no se tiene una entre las manos, por ejemplo, al comprar algo en el supermercado, tras ir por un par de zapatos, comer en un restaurante o simplemente suministrarle gasolina al vehículo.

En realidad, se trata de un documento mercantil que registra la información de una venta o de una prestación de un servicio. En ella se constata físicamente que se ha realizado de forma legal y satisfactoria una operación entre dos partes. Por tanto, da validez y comunica que se han abonado los correspondientes impuestos establecidos.

En El Salvador esto es muy común, sin embargo, en ciertas ocasiones no las solicitan, las tiran en el bote de basura más cercano o simplemente las pierden.

En esta ocasión el Ministerio de Hacienda de El Salvador insta a las personas naturales a que las conserven, ya que, en caso de utilizarlas por algún producto erróneo o vencido, podría ser de mucha utilidad, además de otros usos legales.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido