Mié. Feb 21st, 2024

Cada año, 1 de cada 33 bebés estadounidenses nace con defectos de nacimiento, es por esto que March of Dimes y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. lanzan el Mes Nacional de Concientización sobre los Defectos de Nacimiento y brindan información sobre la prevención de los defectos congénitos y su impacto en las personas y las familias en todas las etapas de la vida. Cada cuatro minutos y medio nace un bebé con un defecto de nacimiento y, aunque muchos de estos niños logran crecer y tener vidas plenas, los defectos de nacimiento representan una de las principales causas de mortalidad infantil en Estados Unidos.

Durante el mes de enero, March of Dimes ofrece consejos para que las mujeres puedan aumentar sus probabilidades de tener un bebé sano al manejar sus afecciones y adoptar comportamientos saludables antes de quedar embarazadas. La mayoría de los defectos de nacimiento se produce en los primeros 3 meses del embarazo, cuando los órganos se están formando, y son cambios estructurales que afectan a una o más partes del cuerpo. Los defectos de nacimiento más frecuentes son los defectos congénitos del corazón, el labio hendido, el paladar hendido y la espina bífida. Aunque algunos defectos específicos tienen tasas de incidencia muy diferentes entre grupos raciales y étnicos, los defectos de nacimiento pueden afectar a los bebés independientemente de dónde nazcan, su estatus socio-económico, su raza o etnia.

“En cada embarazo, una mujer comienza con un 3 % de probabilidades de tener un bebé con un defecto de nacimiento, independientemente de las condiciones de salud subyacentes o los factores de estilo de vida. Y las mujeres con defectos de nacimiento son más propensas a tener un bebé con un defecto congénito”, expresó la Dra. Elizabeth Cherot, presidenta y directora ejecutiva de March of Dimes. “Los bebés diagnosticados con un defecto de nacimiento durante el embarazo o que nacen con un defecto de nacimiento u otra afección de salud, necesitarán cuidados especiales durante su desarrollo. Instamos a las mujeres embarazadas y a quienes intentan concebir a que tomen ácido fólico todos los días y consulten a su proveedor de atención médica para asegurarse de que su bebé tenga un comienzo de vida sano.”

Cherot agregó que March of Dimes trabaja con médicos e investigadores para descubrir nuevos tratamientos que mejoren la supervivencia y la salud de los bebés. Avances como la mejora del escaneado neonatal y la detección precoz de defectos de nacimiento son herramientas utilizadas para salvar vidas.

Un estudio de los CDC reveló que las tasas de mortalidad infantil en Estados Unidos por defectos de nacimiento disminuyeron un 10 % entre 2003 y 2017. Sin embargo, esta estadística no beneficia a todos los bebés por igual, y las tasas de mortalidad infantil por defectos congénitos fueron un 30 % más altas para los bebés de madres afroamericanas en comparación con los bebés de madres blancas. Recientemente, los CDC publicaron datos provisionales que mostraban el mayor aumento porcentual de la mortalidad infantil en más de dos décadas, que representó un incremento del 3 % respecto al año anterior. Factores como la variación en la calidad de la atención de la salud, las enfermedades crónicas subyacentes, el racismo estructural y otros determinantes sociales de salud contribuyen a estas disparidades y son ámbitos de posible intervención.

Los defectos de nacimiento pueden ocurrir por muchas razones, y la genética, el comportamiento y los factores sociales y ambientales de cada persona pueden influir en el riesgo de padecerlos. Pese a que no se pueden prevenir todos los defectos de nacimiento, las personas pueden tomar las siguientes medidas antes de quedar embarazadas para mantener buena salud durante el embarazo y darle a su bebé un comienzo de vida sano:

  • Tomar 400 microgramos (mcg) de ácido fólico todos los días.
  • Prevenir las infecciones, ya que algunas pueden ser dañinas para el bebé en desarrollo e incluso pueden causarle defectos de nacimiento.
    • Las mujeres embarazadas o que recientemente estuvieron embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente de COVID-19 en comparación con las que no están embarazadas. Vacunarse contra la COVID-19 durante el embarazo puede darle a usted protección para que no se enferme gravemente.
  • Asegurarse de ver al médico al planificar un embarazo y comenzar la atención prenatal tan pronto como sea posible.
  • Consultar a un proveedor de atención médica acerca de tomar cualquier medicamento.
  • Hablar con un proveedor de atención médica sobre las vacunas.
  • Mantener controlada la diabetes.
  • Evitar el alcohol, fumar cigarrillos y la marihuana y otras drogas en todo momento durante el embarazo.
  • Evitar sobrecalentar el cuerpo y tratar la fiebre pronto.

Aunque muchos niños con defectos de nacimiento tienen una vida larga y progresan, estos defectos continúan siendo afecciones críticas que pueden causar problemas desde la infancia hasta la adultez. Los padres de un bebé con un defecto de nacimiento pueden prepararse para las necesidades de su hijo informándose sobre su afección. Las familias deben trabajar con educadores y profesionales de atención médica para establecer objetivos significativos que apoyen a los niños y adolescentes con defectos congénitos y les ayuden en la transición de la infancia a la adultez. Las mujeres con defectos de nacimiento deben hablar con sus profesionales de atención médica antes de quedar embarazadas para saber cómo puede afectarles el embarazo a ellas y a su bebé.

Facebook Comments Box

administrador

Compartir esta nota
error: Contenido protegido