La red regional de atención médica, PIH Health, da un mensaje a las mujeres de no retrasar su mamografía, debido a una posible inflamación de los ganglios linfáticos por las vacunas para el COVID-19.

De acuerdo a las observaciones de médicos, las vacunas Pfizer y Moderna para la COVID-19 pueden causar inflamación de los ganglios linfáticos debajo del brazo en el que se aplicó la inyección, los cuales parecerán en una mamografía, y causar preocupaciones innecesarias.

Por ello, sugieren que las mujeres se realicen las mamografías antes de la vacuna o pospongan sus mamografías hasta entre cuatro y seis semanas después de recibir la vacuna.

“Los ganglios linfáticos forman parte del sistema inmunológico natural del cuerpo y la hinchazón es una señal de que el cuerpo está respondiendo a la vacuna y está desarrollando defensas contra COVID-19”, explica el radiólogo de PIH Health, James Kuo MD.

Además, PIH Health recomienda que las mamografías de detección continúen según lo programado, “la salud de los senos de la mujer es demasiado importante”, afirma.

Fuente: PIH Health

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido