Dia a Dia News 06/02/2020
Por: Dra. Margarita Mendoza Burgos

Por estos días se estrenó El Escándalo (Bombshell), una película con tres nominaciones para el Oscar que aborda un tema siempre espinoso: el abuso sexual y acoso en la industria del entretenimiento.

Está basada en un hecho real y tiene como protagonista principal a Roger
Ailes, trístemente célebre CEO y presidente de Fox News, tan famoso por llevar la cadena a altísimos ratings y récords de facturación como por su conducta sexual inapropiada.

En 2016, la presentadora de noticias Gretchen Carlson presentó una demanda por acoso sexual contra Ailes que al principio pareció no prosperar, ya que Fox News trató de ocultarlo como habian hecho tantas veces y Ailes de negarlo.

Después, cuando otra presentadora estrella del noticiero,relato una situacion similar ya fue imposible parar el escandalo
Megyn Kelly, admitió ser también víctima de las mismas prácticas, de alli todo cambió.

A la lista se sumaron otras 20 mujeres a la acusación y el canal no tuvo más remedio que despedirlo.

Dicho caso, sumado a los del productor Harvey Weinstein y el actor Kevin Spacey, vuelve a poner en foco el acoso sexual en la TV y el cine.
Quizás a diferencia de otras industrias, aquí la decisión de un jefe pueda hacer que una pasante -cuanto más exuberante , mejor- se convierta en una celebridad en cuestión de meses sin la necesidad de mostrar ningún talento.

En estos medios abundan los jefes poderosos.

Por otra parte, los que comienzan, especialmente mujeres, suelen ser jóvenes soñadoras y dispuestas a todo por conseguir una oportunidad ante una cámara.

Pueden ser bastante inocentes, pero también las hay que utilizan sus atributos para subir posiciones.

Sabedoras que ; claramente allí hay un atajo para llegar lejos.
Solo hay que pagar un peaje… Al final, se vuelve una práctica tan común para escalar posiciones que incluso aquellas que se resisten a entrar en ese juego pueden verse obligadas a hacerlo para no quedar atrás ante tanta competencia.

Durante años, los grandes jerarcas de las corporaciones de medios de comunicación gozaron de una amplia impunidad, ya sea por su dinero, por sus contactos y por el poder que ejercían sobre muchos, entre ellos sus propios empleados.

Aún con testimonios y evidencias, las empresas tienden a defender al acusado y a negarlo todo. En muchos casos, las víctimas se ven obligadas grabar o filmar una conversación o una escena ante el acosador para documentar un acoso y que les crean. Pero a veces, ni así consiguen obtener justicia ante estas acciones.

Es bastante complicado ir contra el sistema, y más donde no sólo está en juego el prestigio de un jefe sino la imagen de una cadena de televisión o de un estudio de Hollywood o de cualquier parte.

El año pasado, por ejemplo, la actriz Sarah Jessica Parker confesó su experiencia: “Recién hace seis u ocho meses empecé a darme cuenta de las incontables experiencias de hombres comportándose mal, de forma inapropiada conmigo. No sé por qué no fui más valiente
o por qué no me afectaron más algunas de estas cosas”.

No solo sucede en la TV y el cine sino en cualquier ámbito, sólo que las víctimas de estos casos son más famosas y una denuncia de acoso sexual tiene un alto impacto.

También ocurre, por supuesto, con estudiantes de medicina, en el ejército y en los lugares más
increíbles. Sucederá siempre que haya desigualdades , ambiciones, corrupción e impunidad

Si a las víctimas normales, generalmente mujeres, les cuesta tanto denunciar, ¿imagínense cuánto peor es para alguien famoso que tiene que salir a admitir que fue acosada o violada?

Sin duda lo piensan más de una vez, puede ser por vergüenza, miedo a perder lo obtenido, a que nadie les crea o a terminar siendo más victimizadas aún, algo que ocurre con frecuencia.

Películas como Bombshell, que plantea un caso al nivel más alto de acoso dentro de un medio de comunicación líder en Estados Unidos, ayuda a crear conciencia y deja un claro mensaje para los que se aprovechan de su cargo para abusar sexualmente.

No importa lo poderoso que seas, al final la Justicia siempre llega. Eso sí, a veces demasiado tarde y por otros derroteros

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *