Lun. Mar 4th, 2024

Amanda Butler e Isabella Bugatti, ambas recién entrando a sus 30 años, sorprendidas por un diagnóstico que va en aumento entre las mujeres de su edad: el cáncer de mama.

No son las únicas sorprendidas. Un estudio reciente publicado en la revista revisada por pares JAMA Network Open, encontró que aunque la mayoría del cáncer en los EE. UU. ocurre en personas de 65 años o más, el cáncer (especialmente el de mama, el endocrino y el gastrointestinal) está aumentando en pacientes más jóvenes. El estudio también encontró que entre 2010 y 2019, las tasas de cáncer de mama aumentaron significativamente en mujeres menores de 40 años.

«Hemos tenido una oleada de pacientes jóvenes, entre ellas Amanda e Isabella», comenta la Dra. Yuan Yuan, PhD, directora de Oncología Médica Mamaria de Cedars-Sinai Cancer, quien está atiende a ambas mujeres. «Afortunadamente, incluso en las formas agresivas que tienen estas mujeres jóvenes, el cáncer de mama es una enfermedad tratable y, a menudo, curable».

Butler, una entrenadora física de West Hollywood, tenía 32 años cuando sintió un bulto en su seno derecho hace aproximadamente un año. Le diagnosticaron cáncer de mama triple positivo, una forma alimentada por las hormonas estrógeno y progesterona, y una proteína llamada HER2. También dio positivo por una mutación genética BRCA2.

«Nadie en mi familia había tenido cáncer de mama», dijo Butler. “El diagnóstico fue un shock para mí porque era la persona más sana que conocía. Me preocupo mucho por mi salud. Trabajo en fitness y bienestar”.

Bugatti, nacida en Cedars-Sinai y criada en Los Ángeles, ha trabajado en política, en todo el país y, más recientemente, en Washington, D.C. En mayo, la mujer de 30 años estaba en su departamento de Washington charlando con un amigo cuando se recostó, se cruzó de brazos y sintió un bulto en el seno izquierdo.

Su médico la remitió para una mamografía y una ecografía. Le diagnosticaron cáncer de mama bilateral triple negativo y regresó a Los Ángeles para recibir tratamiento. Este diagnóstico le ha enseñado a Bugatti la importancia de abogar por su propia salud. Aunque este tipo de cáncer agresivo y de rápida propagación es más común en mujeres jóvenes, todavía representa solo entre el 10% y el 20% de todos los cánceres de mama. Y debido a que carece de receptores de estrógeno, progesterona y la proteína HER2, puede ser complicado de tratar.

A pesar de algunos antecedentes familiares, Bugatti no sabía que tenía una mutación en el gen BRCA1.

«El cáncer de mama ni siquiera estaba en mi radar», dijo Bugatti. “Mi abuela materna tenía cáncer de mama, pero mi madre se hizo pruebas genéticas hace un par de años y dio negativo para las mutaciones BRCA, así que pensamos que no era posible que yo diera positivo. Fue un shock total, total. Nunca pensé que podría heredar este gen del lado de mi padre”.

Heredar una mutación BRCA1 o BRCA2 conlleva un riesgo de por vida del 45% al 85% de desarrollar cáncer de mama, y la mutación también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de ovario y varios otros tipos de cáncer. Yuan instó a las mujeres a buscar pruebas genéticas si tienen un pariente de primer grado (madre, padre, hermano, hermana o hijo) con un diagnóstico de cáncer de mama o una mutación BRCA1 o BRCA2.

«Más allá de eso, las mujeres jóvenes son la mejor vía hacia el diagnóstico temprano», dijo Yuan. “Las mamografías funcionan bien en mujeres de 40 años en adelante, pero el tejido mamario denso de las mujeres más jóvenes puede ocultar tumores pequeños. Las mujeres jóvenes que sientan un bulto en los senos deben buscar atención médica y una mamografía de diagnóstico de inmediato, con una ecografía de seguimiento si la mamografía no es concluyente”.

Después de la quimioterapia para ayudar a reducir su tumor, Butler se sometió a una doble mastectomía y radioterapia en mayo. Continuará con quimioterapia en dosis bajas para atacar las células cancerosas residuales hasta marzo. También está inscrita en un ensayo clínico de una terapia combinada para ayudar a prevenir la recurrencia del cáncer.

Butler también fundó un grupo de apoyo contra el cáncer y publicó un libro electrónico sobre qué esperar al someterse a quimioterapia. Poco a poco está retomando su trabajo en fitness y le da crédito al cáncer por ayudarla a enfrentar algunos miedos profundamente arraigados.

“Debido a mi diagnóstico, he enfrentado lo peor y he visto lo peor, y he lidiado con todas las cosas que me preocupaban”, afirmó.

Bugatti está terminando un ciclo de inmunoterapia más quimioterapia (un importante avance reciente en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo) y luego tendrá un breve descanso antes de su doble mastectomía. Mientras todavía estaba de licencia en el trabajo, dijo que se sentía lo suficientemente bien como para realizar caminatas y probar algunos pasatiempos nuevos.

“Me encuentro en una situación mental mucho mejor ahora que cuando me diagnosticaron por primera vez. Reunirme con mi increíble equipo de oncología en Cedars y elaborar un plan de tratamiento me ayudó a ver que una vida después del cáncer era posible”, dijo Bugatti. «Mis tumores ahora son indetectables en una ecografía y realmente estoy concentrada en asegurarme de mantenerme saludable y en hacer las cosas que me hacen feliz».

Loading

Facebook Comments Box
administrador

Compartir esta nota