Slider
Editor 03/05/2021

Este lunes 3 de mayo, los salvadoreños celebran la veneración y exaltación de la cruz en el Día de la Santa Cruz de Roma, una tradición del catolicismo iniciada en la época colonial, asociada con las creencias y ritos de los pueblos originarios de nuestro país.

Es tradición y una práctica muy arraigada el que las familias pongan la cruz adornada con gallardetes de colores, y que como ofrenda pongan frutas de estación. Existen creencias en torno al Día de la Cruz como, por ejemplo, que si no se pone una “va a venir a bailar el diablo”.

En lugares como San Juan Nonualco, La Paz, la tradición de la cruz se fusiona con la del Señor de la Caridad y se celebra con un desfile de “La danza del tigre y el venado” y las tradicionales palancas o varas de bambú adornadas de frutas y adornos de papel de colores. Cada barrio prepara la suya para pasearla por las calles y llevarla hasta la ermita, donde se reparte la fruta entre los vecinos.

Otra manera de celebrar la cruz es la procesión o desfile de Las Palmas, las cuales están decoradas con la flor de mayo o de ensarta y que podemos observarlas en diversas poblaciones, tales como Panchimalco y Huizúcar, entre otras.

Pero eso no es todo, en el municipio de Suchitoto realizan dicha veneración, pero también realizan un concurso por el mejor altar adornado con frutas, que este año por su colorido y contenido representativo de la época, los altares de las familias Artiga y Calderón de Suchitoto resultaron elegidos como ganadores del XV Festival de Altares del Día de la Cruz este pasado 2 de mayo.

En el festival participaron alrededor de treinta altares de seis barrios y dos cantones. La actividad es organizada por la Casa de la Cultura de Suchitoto, en coordinación con la ciudadanía, la Alcaldía Municipal y los comerciantes de la ciudad.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido