CEL_1200x360 x
Slide
1200x360
Slide
Slide
previous arrow
next arrow

Fuente: El Mundo

La temida cepa del coronavirus detectada por primera vez en Reino Unido ha sido descubierta en un paciente de Estados Unidos. Se trata de un joven de 20 años de Colorado que permanece aislado en el condado de Elbert, al sureste de Denver, y que no tiene historial de viajes, de acuerdo a la información hecha pública por el gobernador del Estado, Jared Polis. Es un problema añadido a una situación gigantesca por el ascenso de casos positivos en varias partes del país. Solo el lunes se batió otro récord, el de hospitalizaciones a nivel nacional: 121, 235.

Las autoridades de Colorado están trabajando en identificar posibles contactos del joven infectado con la nueva cepa, una variante mucho más contagiosa que está poniendo en jaque a los hospitales británicos y que podría obligar a imponer más restricciones en varias partes de EEUU. En California, donde la media de fallecidos diarios ha escalado hasta los 230 en la última semana, el gobernador Gavin Newsom ha prolongado la orden de permanecer en casa en varias regiones. Muchos comenzarán el año sin la libertad de movimientos habitual.

En el centro médico de USC, se dejaron de recibir ambulancias durante un periodo de 12 horas y no hubo camas suficientes para atender a unos 30 pacientes que necesitaban atención inmediata.

El hospital principal de Gardena, al sur de Los Ángeles, se estaba quedando sin oxígeno el lunes por operar al 140% de su capacidad, y el Community Hospital de Huntington Park decidió cerrar sus puertas al público el lunes durante unas horas. La crisis es tal que algunos pacientes han terminado siendo atendidos en salas de conferencias y en la tienda de regalos de los centros médicos.

El problema principal es precisamente ese, la falta de camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos.

Por su parte, las autoridades temen, además, que la situación se agrave después de las fiestas navideñas por el volumen de viajeros registrados y las reuniones familiares, pese a las constantes advertencias de la autoridad de evitarlas. En total, casi 20 millones de personas, de una población de 331 millones se han contagiado ya desde que comenzó la pandemia en EEUU, con 337, 210 muertes, de acuerdo a los últimos datos de la universidad Johns Hopkins. Solo el lunes se presentaron 168, 817 nuevos casos y 1, 718 fallecidos.

«Los aumentos de contagios y el impacto en las UCI de todo el país son absolutamente devastador», indicó Peter Hoez, epidemiólogo de la universidad de Medicina Baylor en Houston. «Es la clase de escenario de pesadilla que hemos trabajado tan duro en evitar», señaló Hoez.

Finalmente, Anthony Fauci, epidemiólogo al frente de los Centros para Control y la Prevención de Enfermedades, afirma que, según sus cálculos y experiencia, enero sea peor que diciembre por el número de desplazamientos de los últimos días y las reuniones familiares de fin de año.

Compartir

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido