Editor 25/12/2020
Cortesía Ministerio de Cultura

La comunidad indígena Mesa de Altares Mayores de Izalco (Padre Eterno y María Asunción), desarrolló la ceremonia ancestral por el solsticio de invierno el pasado 18 de diciembre, en el Parque Ecológico de Izalco, en compañía de autoridades locales y representantes de las comunidades indígenas de Nahuizalco y Sonsonate.

Las comunidades indígenas realizan esta actividad para veneran al Sol o gran abuelo Tunal y consideran que es la fiesta al Sol, dedicada a la renovación de las energías espirituales, de las flores y de la vida.

“Hemos venido a acompañar y a celebrar con la comunidad indígena en fecha importante, el solsticio, el cual marca un cambio de temporada y de energías”, dijo Alberto Cruz, director general de Multiculturalidad del Ministerio de Cultura.

Así mismo el director manifestó que: “Este día, el fuego nos llama para congregarnos a su alrededor, para agradecer al padre Sol (Tunal), que también significa energía vital. Cada uno de nosotros tiene un Tunal desde la concepción de nuestros pueblos originarios. Es decir, cada uno de nosotros lleva un pequeño sol adentro, que es lo que nos mueve y nos hace vivir”.

Por su parte, Alonso García, tata mayor de la Mesa de Altares Mayores de Izalco, expresó: “Hoy, los pueblos indígenas estamos celebrando lo que el sistema europeo festeja el fin de año, donde la abuela Tierra hace su visita al abuelo Sol, un acercamiento que es diferente al equinoccio de verano. También, tenemos que agradecer al Creador y al padre Sol por mantenernos con vida en este contexto de la pandemia”.

De acuerdo a Gustavo Pineda, sacerdote maya y técnico de la Dirección General de Multiculturalidad, “el solsticio de invierno es cuando el sol sale por un extremo y no sale por en medio del horizonte. Solsticio quiere decir que el sol está quieto, ese es el momento de gratitud”.

Por último, Pineda explicó que: “Para las culturas mesoamericanas, el Sol es un elemento central. De ahí el fuego sagrado, que significa la vida y la energía del universo. La muerte es en cierto momento un estadío de desintegración y de plena quietud. Para que la vida comience de nuevo es necesario un rito propiciatorio y ese es el rito del Fuego Sagrado”.

FUENTE: Ministerio de Cultura

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *