CEL_1200x360 x
Slide
1200x360
Slide
Slide
previous arrow
next arrow

El lanzamiento del libro “El Poder Divino da Sabiduría” escrito por María Altagracia de Peña contiene una guía para vivir, un compendio de lecciones para descubrirse a uno mismo; para comenzar la búsqueda de nuestro camino. María Altagracia DePeña, nació en la ciudad de Bonao, en la República Dominicana; tierra fértil.

La autora es la sexta hija de una familia de diez hijos. En el tiempo presente, ella reside en la ciudad de Nueva York con su esposo Rafael Otáñez y sus tres hijas y sus dos nietos. Dicha autora cursó sus estudios primarios y secundarios en la República Dominicana y en la ciudad de Nueva York, realizó sus estudios en Servicios Humanos (Human Services) en las universidades La Guardia Community College y en Boricua College.

Este libro es un sueño cristalizado y albergado por mucho tiempo en su corazón. Su intención es ayudar a los lectores de la misma manera que le ha servido a ella. El libro está escrito especialmente para las personas que desean concientizarse y fortalecer el espíritu, porque ella lo escribió con el corazón lleno de amor.

Descubrirse uno mismo es una búsqueda universal que al lograrse produce el estado del ser que adquiere fuerza y experiencia, sensibilidad e intensidad en el vivir. El camino a la vida es para aquellos que están ansiosos por encontrarse a sí mismos antes de morir. Por lo tanto, se dedican a encontrarse, luchando con esfuerzo y sabiduría por darle un significado especial a todo en el paso de la vida. Aplaudamos a todos aquellos seres humanos que se han dedicado a buscar y alojarse en el poder divino, con el fin de obtener sabiduría y liberación, para el bienestar de sus vidas.

Publicada por Page Publishing, el fantástico libro de María Altagracia DePeña, El Poder Divino da Sabiduría, permitirá descubrir el proceso para conseguir una transformación de espíritu y mente que llenará tu ser de paz y esperanza. Sintámonos agradecidos y contentos cada día que pasa y que cada cosa que hagamos en beneficio de otros, salga de nuestro corazón con la intención y el objetivo de que este llegue a dar sus frutos y germine en satisfacción física y espiritual.

Compartir

Por sorto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido