Sáb. Abr 20th, 2024

Un nuevo estudio realizado por investigadores de Cedars-Sinai ha descubierto que el bloqueo de una proteína denominada interleucina-1-beta mejora la disfunción cardiaca y las arritmias en la enfermedad de Kawasaki, una enfermedad rara que afecta a los niños y provoca la hinchazón e inflamación de sus vasos sanguíneos.

Los hallazgos, publicados en Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology, sugieren que un tratamiento que inhiba la interleucina-1-beta podría ayudar a los pacientes, incluido el 20% aproximado de niños que no responden a las terapias actuales.

La enfermedad de Kawasaki fue descrita por primera vez por el pediatra japonés Tomisaku Kawasaki en 1967, pero su causa sigue siendo desconocida. La enfermedad suele afectar a niños menores de 5 años y los pacientes suelen presentar fiebre alta repentina, erupción cutánea, enrojecimiento de ojos, labios y lengua, e hinchazón de manos y pies que dura 10 días o más.

En Japón, los casos de enfermedad de Kawasaki están aumentando tras un descenso significativo en 2020.

«La enfermedad es tratable en la mayoría de los niños si se detecta a tiempo, pero algunos siguen teniendo fiebre y corren el riesgo de desarrollar complicaciones cardiovasculares, como aneurismas de las arterias coronarias o arritmias», afirma el Dr. Moshe Arditi, vicepresidente ejecutivo del Departamento de Pediatría de Investigación del Hospital Infantil Cedars-Sinai Guerin, titular de la Cátedra GUESS/Fashion Industries Guild de Salud Infantil Comunitaria y coautor principal del estudio.

El tratamiento estándar de los niños con enfermedad de Kawasaki consiste en administrarles inmunoglobulina intravenosa y aspirina para reducir la inflamación y la fiebre. Pero ensayos clínicos recientes han descubierto que el bloqueo de unas proteínas llamadas citocinas inflamatorias, como el factor de necrosis tumoral alfa o la interleucina-1-beta, mejora los síntomas en los niños.

Los fármacos que bloquean el factor de necrosis tumoral alfa ya se están utilizando en pacientes. Una nueva terapia potencial que se está investigando actualmente, la anakinra, suprime y bloquea la función del receptor de interleucina-1, que se une a las citocinas inflamatorias interleucina-1.

Este estudio pretendía identificar qué citocinas podrían estar implicadas en los procesos biológicos que causan complicaciones cardiovasculares en los niños con enfermedad de Kawasaki.

El Dr. Arditi, director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas e Inmunológicas del Departamento de Ciencias Biomédicas y profesor de Pediatría, y el Dr. Eugenio Cingolani, director de Cardiogenética e Investigación Preclínica del Instituto del Corazón Smidt del Cedars-Sinai y profesor asociado de Cardiología, unieron sus laboratorios para trabajar en el estudio.

Juntos, los investigadores estudiaron bases de datos de dominio público que mostraban la expresión de genes en niños con enfermedad de Kawasaki. Encontraron una expresión elevada de los genes de las citocinas interleucina-1-beta y factor de necrosis tumoral alfa en pacientes con la enfermedad.

«Buscábamos identificar si una proteína causaba mayor disfunción cardiaca y arritmias en este modelo con ratones de la enfermedad de Kawasaki», dijo Cingolani.

El equipo realizó varios experimentos en ratones de laboratorio con un modelo de enfermedad parecido a la enfermedad de Kawasaki en humanos. Los investigadores inyectaron a los ratones fármacos que bloqueaban la expresión de la interleucina-1-beta o del factor de necrosis tumoral alfa. Descubrieron que los fármacos que bloqueaban la señalización de la interleucina-1-beta, pero no la del factor de necrosis tumoral alfa, prevenían los cambios anormales en la forma en que el corazón bombea la sangre y en el ritmo cardíaco.

«Tenemos que comprobar si estas observaciones en un modelo de enfermedad animal siguen siendo ciertas en los niños con enfermedad de Kawasaki», afirmó Thassio Ricard Ribeiro Mesquita, PhD, científico de investigación en el Instituto del Corazón Smidt, profesor asistente de Cardiología en el Cedars-Sinai y primer autor del estudio. «De ser así, apoyarían aún más el uso de terapias que bloquean la interleucina-1-beta en pacientes con enfermedad de Kawasaki».

Basándose en los estudios experimentales del Laboratorio Arditi sobre el papel de la interleucina-1-beta en la enfermedad de Kawasaki, la anakinra -el fármaco que bloquea el receptor de la interleucina-1- se encuentra ahora en ensayos clínicos de fase III en niños.

Otros investigadores de Cedars-Sinai que han trabajado en el estudio son Shuang Chen, Youngho Lee, Rodrigo Miguel-dos-Santos, Asli Atici, Magali Noval Rivas y Yen-Nien Lin.

El estudio ha sido financiado por los Institutos Nacionales de la Salud, la Asociación Americana del Corazón, el Instituto de Medicina Regenerativa de California y el Consejo de Administración del Cedars-Sinai.

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota