Leydin Sorto 12/11/2020

“Haga sonar la alarma: toda la ropa se incendia”

Las personas mayores de 65 años constituyen el 16 % de la población más vulnerable de morir por un incendio, pero representan el 77 % de las muertes por incendio de ropa. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) suena la alarma sobre esta seria estadística y recordarle a la comunidad de personas mayores a mantenerse alertas a la seguridad contra incendios.

“Toda la ropa puede incendiarse”, señala Robert Adler, presidente interino de la CPSC. “Y la ropa suelta que a menudo prefieren las personas mayores puede quemarse con especial facilidad”, agregó.

Ya sea por una manga que cuelga sobre las hornillas de la estufa o por dejar sin supervisión la comida que se está cocinando, los accidentes de cocina son la principal causa de incendios en el hogar. 

La quema de basura, césped y escombros al aire libre también es una de las principales causas de lesiones por incendio de la ropa de las personas mayores. El uso inadecuado de los calefactores también encabeza la lista.

 ¿Qué es lo que se incendia?

La principal prenda que se incendia y causa esas lesiones son los pantalones, seguidos de las camisas, los camisones y las batas. La CPSC estima que de 2015 a 2019 hubo alrededor de 1,100 visitas a la sala de emergencias por año vinculadas a lesiones por incendio de ropa de personas mayores. Esto incluye incendios en el hogar y al aire libre.

Se estima que el 22 % de esas lesiones son por incendios producidos al cocinar; el 21 % se debe a la quema de basura, pasto o desechos; y el 12 % se debe a incendios por calefactores portátiles.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Notificación de Incidentes de Incendios (National Fire Incident Reporting System, NFIRS), hay un promedio estimado de 60 muertes por año de personas mayores a causa de incendios de ropa. De estas muertes por incendios de ropa de personas mayores:

  • el 24 % se debe a incendios causados por “estufas, hornos”.
  • el 23 % se debe a incendios provocados por fumar.
  • el 11 % se debe a incendios causados por calefactores. 

La CPSC lanzó un nuevo anuncio de servicio público (PSA) para alertar a los consumidores mayores sobre este peligro y mostrar cómo pueden prevenirse estos tipos de incendios.

La gran mayoría de estos incendios son altamente prevenibles. Así es cómo puede protegerse contra los incendios:

  • Toda la ropa se incendia: mantenga toda la ropa alejada de las llamas y las fuentes de ignición. La ropa suelta puede incendiarse con facilidad.
  • Cocine con cuidado: mantenga lejos de las hornillas las mangas y los componentes colgantes de la ropa.
  • Seguridad contra incendios al aire libre: Cuando queme basura y desechos del jardín, mantenga una distancia segura de cualquier fuego al aire libre.
  • Evite el contacto con la ropa de los líquidos para encendedores.
  • Siga las pautas (en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) relativas a las quemas al aire libre durante la pandemia del COVID-19.
  • Seguridad con los calefactores portátiles: los pantalones holgados y batas sueltas pueden incendiarse al acercarse a un calefactor portátil. Los calefactores necesitan espacio.
  • Si usted fuma: los artículos para fumar pueden quemar la ropa. No fume cuando se sienta somnoliento; apague el producto de fumar de forma segura.
  • Precaución adicional: tenga un extintor de incendios cerca y coloque detectores de humo que funcionen en cada piso afuera de las áreas para dormir y dentro de los dormitorios.

De acuerdo con los CDC y la Asociación Nacional de Prevención de Incendios (National Fire Prevention Association, NFPA) si su ropa se prende en fuego, deténgase (no corra), tírese al suelo y ruede. Cúbrase la cara. Ruede hasta que se apague el fuego. Si no puede tirarse al suelo, use algo como una manta para sofocar las llamas. Deje correr agua fría sobre la quemadura hasta que llegue el personal de emergencia.

Fuente: U.S. Consumer Product Safety Commission.

 

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *