Maricela Sorto 30/11/2020

La Asociación Estadounidense de Atención Médica y el Centro Nacional de Vida Asistida (AHCA / NCAL), LeadingAge, Argentum y la Asociación Estadounidense de Vivienda para Personas Mayores (ASHA) publicaron hoy una declaración conjunta sobre la distribución de una vacuna COVID-19, con el fin de no perder más adultos mayores y trabajadores de primera línea, como al principio de la pandemia.

“Desde el comienzo de la pandemia, los cuidadores heroicos en las comunidades de cuidados a largo plazo y de personas mayores han hecho todo lo posible para proteger a nuestros ciudadanos más vulnerables. En los primeros meses, los recursos esenciales como el equipo de protección personal (PPE), las pruebas y el apoyo de personal se dirigieron a los hospitales y otros sectores de atención médica, dejando los hogares de ancianos, las comunidades de vida asistida y de ancianos y otros proveedores de atención a largo plazo pidiendo ayuda”, dice la declaración.

“Los informes del gobierno identificaron correctamente a todos los residentes y al personal de cuidados a largo plazo para la distribución prioritaria de las vacunas COVID-19. Es fundamental que los responsables de la formulación de políticas en todos los niveles mantengan esa posición a medida que estos productos están en línea y se entregan en todo el país” agrega.

De acuerdo con ellos, los residentes y el personal en todos los entornos de atención a largo plazo y para personas mayores estén entre los primeros en recibir una vacuna COVID-19 ayudará a limitar la propagación de este virus mortal y evitará más tragedias.  

“Esto es especialmente importante con el nuevo aumento de casos de COVID-19 en todo el país. Investigaciones independientes de las universidades más prestigiosas de nuestro país muestran que una alta tasa de propagación dentro de una comunidad probablemente provocará brotes en la atención a largo plazo. Estamos viendo que esto se desarrolla ahora, a medida que los casos entre el público en general y los hogares de ancianos alcanzan cifras récord. Primero, distribuir una vacuna a los residentes y al personal de atención a largo plazo y personas mayores, nos dará otra línea de defensa contra este virus mortal si los casos aumentan en las comunidades circundantes ” agregaron.

Según estudios recientes señalan que de los pacientes que han sido hospitalizados por la gravedad de los síntomas un 9% fueron mayores de 85 años, un 26% entre 65 y 84 años y un 17% entre 55 y 64 años, siendo el adulto mayor una de las poblaciones más afectadas en el territorio estadounidense.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *