Dia a Dia News 23/02/2021

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales informó que trasladaron un total de 34 huevos de cocodrilo de su nido con el fin de garantizar la conservación de la especie

“Trasladamos 34 huevos de cocodrilo de su nido a nuestro vivero para protegerlos hasta que nazcan y luego regresarlos a su lugar” se lee en un tuit de la entidad.

Esto forma parte de las acciones de conservación que realiza la entidad en las áreas naturales protegidas como parte del Programa Nacional de Conservación de Cocodrilo y Caimán que desarrollan en el MARN.

De acuerdo con el ministerio los guardarrecursos se encargan de identificar los lugares de anidación, siguiendo las pistas que los reptiles dejan a la hora de ir a poner sus huevos.

Asimismo dieron a conocer que las hembras cavan en la arena hasta lograr una profundidad de 45 centímetros, sin embargo estos huevos fueron encontrados a una profundidad entre 35 y 40, algo inusual según la experiencia de monitoreo de nidos de sus equipos.

“Ahora están dejando los huevos más superficiales. Tenemos la hipótesis de que la época lluviosa será intensa, la hembra ha dejado los huevos en menor profundidad porque quizá necesitarán más calor, más temperatura. Eso es algo que nos ha llamado la atención, es el primer año que vemos este comportamiento”, comentaron los guardarrecursos.

Otro dato curioso es la forma del nido. “Por lo general, la hembra lo construye con forma de cántaro y en esta ocasión lo ha hecho similar al de iguana, ha depositado los huevos en una recámara al extremo de la cavidad”, describen.

Luego de depositar los huevos, los cubren hasta ocultarlos. Se retiran del lugar y regresan hasta cuando se aproxima el momento de eclosión, que es aproximadamente luego de 75 días de incubación, según las condiciones del ambiente y en especial de la lluvia, detallaron.

En ese lapso, su equipo llega a medir la profundidad a la que se encuentran los huevos, los saca, los cuenta y mide su tamaño con un escalímetro y se debe llevar parte de la arena que los rodea para acondicionarlos y trasladarlos cuidadosamente en una cubeta, pues el camino no solo es por tierra sino también por agua.

Fuente: MARN
Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *