CEL_1200x360 x
Slide
1200x360
Slide
Slide
previous arrow
next arrow

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Centro Regional de Promoción de la MIPYME (CENPROMYPE-SICA) firmaron un Memorándum de entendimiento con el objetivo de promover acciones conjuntas, coordinadas y complementarias que contribuyan al desarrollo y sostenibilidad del sector de las MIPYMES, sobre todo aquellas relacionadas con el sector agroalimentario.

Este marco de cooperación entre FAO y CENPROMYPE contribuirá a fortalecer la relación entre las MIPYMES y la Agenda 2030, hacia la garantía de la seguridad alimentaria y nutricional, la inclusión socioeconómica de las comunidades rurales, mujeres y jóvenes, el comercio regional y mundial, la adaptación y resiliencia al cambio climático, y particularmente en el actual contexto: la respuesta y recuperación a la emergencia por la COVID19.  

David Cabrera, director ejecutivo interino de CENPROMYPE enfatizó en la necesidad de “mejorar la competitividad de las MIPYMES en los sectores del agro por medio de la innovación”.

Por su parte, el Coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches Peraci, explicó que con esta articulación, la FAO busca contribuir a la implementación del Plan de contingencia Regional del SICA, en el segundo eje de Comercio y Finanzas, y al Plan de acción de atención inmediata del sector agroalimentario de la región SICA del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), pues se alinea al Programa de la Organización para la respuesta y recuperación a la COVID -19, diseñado para abordar de manera integral, proactiva y sostenible los impactos socioeconómicos de la pandemia.

“El impulso a las MIPYMES promueve el desarrollo rural de una manera más amplia, para lo cual es importante incorporar las actividades agrícolas y no agrícolas, de productos y servicios, que se desarrollan en las zonas rurales; todo ello en el marco de una visión estratégica regional e internacional que permita mitigar los impactos inmediatos de la pandemia”, añadió Peraci.

Las autoridades de ambas instancias coincidieron en que es preciso fundamentar el desarrollo sostenible de los sistemas agroalimentarios, a partir del incremento sostenido de la productividad y competitividad, lo que supone un aumento sustantivo en innovación e investigación, tanto del sector público como del sector privado.

La colaboración FAO-CENPROMYPE está fundamentada en el desarrollo y crecimiento productivo de las micro, pequeñas y medianas empresas en los países de la región, como una poderosa herramienta para combatir la pobreza, reducir la informalidad y la inseguridad alimentaria. Por ser una importante fuente de empleo y de ingresos, las MIPYME tienen el potencial de convertirse en un motor de crecimiento inclusivo y sostenible, tanto para comunidades rurales como urbanas, así como para la vinculación activa de mujeres y de población joven.

El Salvador, por su parte, siempre está dando de qué hablar en estos ámbitos, ya que hay muchos MIPYMES que de hecho se vieron sumamente afectados con la pasada cuarentena obligatoria debido a la pandemia del COVID-19, pero desde agosto del 2020 que se reapertura la economía, cada uno de ellos ha vuelto o al menos han tratado de volver a nivelar su sistema económico, asimismo, cabe destacar también que el gobierno central no los ha desamparado, ya que ha brindado alimentos a las familias, subsidios, facilidades de pagos, préstamos a largos plazos, entre otros.

Compartir

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido