Slide
Slide
previous arrow
next arrow

Autoridades del Gobierno de Panamá, del Sistema de las Naciones Unidas y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) celebraron el Día Mundial de la Alimentación (DMA) en un evento que, a más de año y medio de haber iniciado la pandemia por COVID-19, reunió a representantes de diversos sectores del país involucrados con las acciones de transformación de los sistemas agroalimentarios panameños.

El DMA se desarrolló este año bajo el lema “Nuestras acciones son nuestro futuro. Mejor producción, mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor”, lo que nos invita a reflexionar sobre los caminos para transformar nuestros sistemas alimentarios, desde la forma de producir, hasta el consumo de los alimentos del mundo, con el propósito de recuperar la senda hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El acto fue presidido por la Canciller de la República, Erika Mouynes; el Ministro de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama; la Ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos; el Ministro de Ambiente, Milciades Concepción; la Ministra de Desarrollo Social, María Inés Castillo; la Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Panamá, Cristian Munduate; y el Coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches Peraci.

En la conmemoración de esta importante fecha, las autoridades resaltaron la particular importancia de este DMA 2021 que se celebró por segunda vez durante la pandemia de COVID-19, cuyas repercusiones interrumpieron los sistemas agroalimentarios y desencadenaron una recesión económica mundial sin precedentes, habiendo provocado la pérdida de medios de vida e ingresos y un aumento en la inseguridad alimentaria y la desigualdad, a nivel global.

El Coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches Peraci, explicó que el Día Mundial de la Alimentación 2021 es una fecha que fomenta la sensibilización sobre la necesidad de apoyar la transformación hacia sistemas agroalimentarios más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles. “Con este evento, las instancias aliadas hemos reafirmado el compromiso y el llamado a la acción para todos los sectores, de manera que garanticemos que nuestros sistemas agroalimentarios proporcionen suficientes alimentos asequibles, nutritivos e inocuos para todos, sin dejar a nadie atrás”, expresó.

Como parte del evento, las ministras y ministros de las carteras de Desarrollo Agropecuario, Educación, Ambiente y Desarrollo Social compartieron un espacio de discusión en el que mostraron los principales avances del país en cuanto a lo que la FAO ha denominado “las cuatro mejoras”, mediante las cuales se busca garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, a través de cadenas de suministro alimentarias y agrícolas eficientes e inclusivas (mejor producción)poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición en todas sus formas posibles (mejor nutrición); proteger, recuperar y promover el uso sostenible de los ecosistemas y luchar contra el cambio climático (mejor medio ambiente); e impulsar el crecimiento económico inclusivo reduciendo las desigualdades (una mejor vida).

Las cuatro mejoras: el camino hacia sistemas agroalimentarios sostenibles en Panamá

Mejor producción

En cuanto al tema de producción, las autoridades socializaron la manera en que Panamá ha retomado la producción agrícola, tanto para exportación de algunos rubros, pero principalmente para la seguridad alimentaria de su población.

En este punto, destacó el nuevo marco normativo con que cuenta el país en materia de agricultura familiar, gracias al impulso del MIDA, el cual representa un importante avance para posicionar este sector como uno de los pilares en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, favoreciendo la adquisición de alimentos de la producción local, lo que contribuye con la dinamización de la economía en los territorios y facilitando el acceso a dietas saludables.

También se resaltó como particularmente importante el establecimiento de mecanismos diferenciados de inversión que permiten el acceso de la agricultura familiar a nuevas tecnologías, un logro fundamental para mejorar la productividad del sector, a partir del uso sostenible de los recursos naturales.

Mejor nutrición

En relación al tema de nutrición, sobresalieron iniciativas implementadas por MEDUCA y FAO, con el apoyo del BID, para la cosecha de agua para la purificación de agua lluvia para consumo e higiene de las y los estudiantes de centros escolares. Así como también, la vinculación de la agricultura familiar local con la alimentación escolar, a través de las compras públicas de alimentos frescos, nutritivos y con pertinencia cultural.

Otro de los aspectos destacados en este tema fue el fortalecimiento de los marcos jurídicos y políticos, entre ellos la ley que institucionaliza el modelo de “Estudiar sin hambre”, liderada por MEDUCA, modelo a través del cual se implementa la metodología de Escuelas Sostenibles a nivel urbano, rural-campesino y de las comarcas indígenas, con miras a escalarlo a nivel nacional.  

Mejor medio ambiente

En materia ambiental, la FAO y MIAMBIENTE articulan proyectos con diferentes donantes, para profundizar los impactos de la agenda climática y aportar a los compromisos de país en la Contribución Determinada a nivel Nacional (CDN).

Estas acciones están orientadas a la gestión sostenible de la tierra y restauración de paisajes productivos en cuencas hidrográficas, para la implementación de los objetivos de neutralidad en la degradación de la tierra (NDT); la preparación de marcos estratégicos y financiamiento climático para reducir la deforestación y degradación de bosques; el apoyo al compromiso en la Contribución Determinada a Nivel Nacional (CDN1) de consolidar la Estrategia Nacional REDD+ para asegurar que los bosques continúen siendo sumideros de CO2.

Adicionalmente, el apoyo a los sistemas de monitoreo, reporte y verificación para combatir el cambio climático, como el Programa Nacional de Restauración Forestal (PNRF) y el sistema de Trazabilidad y Control Forestal (STCF) para reducir la incidencia de ilegalidad de la madera; el diseño e implementación de Modelos de inversión para las modalidades de la Ley 69 de Incentivos Forestales; y la facilitación de un entorno para la transición hacia una economía verde y azul, promoviendo tecnologías e inversiones para la acción climática.

Una vida mejor

Finalmente, en cuanto a una vida mejor, se presentó el caso exitoso del Programa de apoyo a la cohesión social para impulsar capital territorial y crecimiento inclusivo, implementado por MIDES, MIDA y la FAO, con apoyo del Banco Mundial, el cual contribuye al desarrollo y superación de la pobreza en la Comarca Ngäbe Buglé y Embera-wonnam, y cuyas acciones están orientadas a compartir y divulgar prácticas agrícolas y de escuelas de campo para su implementación y replica en otras comunidades.

Asimismo, esta iniciativa propicia el fortalecimiento de las capacidades de las familias indígenas vinculadas al programa Red de Oportunidades para facilitar su inclusión productiva, así como la mejora de su acceso y disponibilidad de alimentos sanos y nutritivos, bajo el respeto a la multiculturalidad, la cosmovisión de los pueblos indígenas y el empoderamiento de las mujeres.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido