Maricela Sorto 10/01/2021
Por: Dra. Margarita Mendoza Burgos
Foto: Cortesía

En primera línea frente al Coronavirus.

Irremediablemente expuestos al contagio y en muchos casos sin la protección necesaria. Así afrontan la pandemia los héroes de estos días: médicos, enfermeros, policías, personal de limpieza, empleados de farmacias y supermercados. Sin embargo, no faltan aquellos que los discriminan y tratan de alejarlos de entorno.

Sobran casos, en El Salvador y en el mundo, donde han sufrido discriminación simplemente por el hecho de haber estado cerca de los contagiados. 

Así, hay enfermeras que no les permiten subirse a un bus, médicos a los que quieren quitar de sus propias residencias o cajeras de supermercados cuyas vecinas ya no quieren tenerlas cerca. En ese sentido, el COVID-19 no solo mata, sino también provoca una absurda división entre los humanos. De repente, todos parecen sospechosos. Quizás no entienden la importancia de todos aquellos que están en la primera línea de trabajo. Y que gracias a ellos podemos mantener comida en la mesa y disponer de nuestras medicinas.

 Claro, además están los médicos y las enfermeras que velan por nuestra salud. Reacciones así, de rechazo y discriminación, obedecen a la falta de conocimiento y de agradecimiento.

Eso es egoísmo total. El coronavirus no se transmitirá por vivir al lado de alguien que continúe trabajando. Bastará que estos y los que les rodean se laven manos, se cubran la boca y sigan todos los protocolos sanitarios. Suficiente. 

Hartos de la tediosa cuarentena, todos desean volver a trabajar, pero no se ponen en el lugar de los que están aún laborando, agotados y con miedo al igual que ellos, solamente que más expuestos. En vez de llevarles algo para comer o ayudarles con sus seres que dejan por servir a otros, los atacan o los excluyen. 

En El salvador, un cobrador de una ruta de buses de Usulután bajó a una enfermera a media calle, en una zona inhóspita, simplemente por la presión del resto de pasajeros, que temían ser contagiados. El colmo.

 En Barcelona, España, a una doctora le escribieron en su carro “Rata Contagiosa”.

También en ese país, otro médico se encontró con una nota anónima al volver a su vivienda: “No vuelvas a casa, el Estado tiene refugios para el personal de salud” y “hay lugares donde les están alojando”.

Sin dudas que la pandemia está generando pánico, sobre todo en aquellos poco o mal informados.

Si la gente tiene buen conocimiento, sigue las medidas que están dando los medios y los expertos. La intolerancia tiene mucho que ver con el desconocimiento y la incultura, lo cual exacerba más la discriminación hasta encontrarnos con casos como los mencionados.

 De repente, nos volvemos más egoístas. Eso tiene mucho que ver con la escasez y la cultura… A más escasez y menos cultura, más egoistas nos volveremos.

Además, sin que suene a una justificación, esta situación atípica altera psicológicamente a mucha gente, que al final termina sacando lo peor de sí.

 En ese sentido, los hogares con poca estructura sufrirán más que aquellos que desde siempre han seguido patrones más ordenados y de rutinas en casa. 

Sólo en México se han contabilizado más de 35 de casos de agresiones al personal médico desde que estalló la pandemia. Sin embargo, esto no es nuevo. La revista The Lancet, especializada en medicina, publicó en 2014 un estudio donde detallaba los inusitados niveles de agresiones que los trabajadores de salud sufren con respecto a colegas de otras profesiones. Médicos y enfermeras están expuestos a diversas formas de ataques físicos y psicológicos: intimidación, golpes y hasta tiroteos.

En este caso puntual se les excluye y ataca por su riesgo de contagio. Así lo explicó, por ejemplo, el médico colombiano Andrés Osorio, que vive en un edificio de Bogotá: “Me prohibieron el uso del ascensor, me toca subir los seis pisos por escalera para llegar a mi casa, y además no puedo hacer uso de las zonas comunes”.

Actitudes discriminatorias como las mencionadas por suerte son solo excepciones y contrastan enormemente con escenas conmovedoras como los ya clásicos aplausos al personal médico desde los balcones, un rito que empezó en Europa y que traspasó fronteras. Así como hay gente intolerante, también hay más que son solidarios. 

En muchos países, y aun en los nuestros, existe muchas personas que están trabajando de gratis o regalando cosas de primera necesidad sin nada a cambio.

 Ellos, al igual que todos los que trabajan en la primera línea, son auténticos héroes. Es inconcebible que se les trate como villanos.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *