Slider
DDN Editor 15/03/2021

Alejandro Rebolledo es un destacado abogado venezolano, quien fue juramentado el 21 de julio del 2017 como magistrado principal de la Sala de Casación Penal de Venezuela, nombramiento que le fue dado por parte del régimen de dicho país.

Rebolledo, ha dedicado su vida al mundo de la investigación criminal, trabajando como investigador en materia de inteligencia y como procesalista, así como también fue abogado penalista, litigante y juez y se enfocó en el área de prevención de la delincuencia organizada, lo que lo inspiró a escribir 10 libros dedicados a su trayectoria, entre estos: “Así se lava el dinero”, “Prevención y control de legitimación de capitales y del financiamiento del terrorismo”, “Las drogas sintéticas” “La doble moral” “, Fundamentos y verdades del derecho penal” y “Fundamentos criminalistas”.

En su juramentación como magistrado, Alejandro Rebolledo se vio en la situación de escapar de su país tras ser perseguido por el régimen de Venezuela, hechos reales de los que plasma en su novela “Lo quiero preso”.

La novela “Lo quiero preso”

Después de su juramentación como magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, el cabecilla del régimen dio una orden precisa: «Lo quiero preso».

“A raíz de una inquietud, cuando la persecución que me hizo el régimen de Venezuela, producto de que los he perseguido siempre en la lucha contra la delincuencia organizada, los he perseguido por lo que tiene que ver con el lavado de dinero, con la corrupción, con el narcotráfico. Digamos que en la juramentación de Alejandro Rebolledo, se crea este personaje que se llama Armando Reyes, que es quien protagoniza todo lo que es la persecución del régimen. Se da cuenta que a la juramentación como magistrado, hay una orden directa a que lo quieren preso, pero este no puede escapar, ya que maneja mucha información de lo  que se hace en Venezuela. Tiene mayor información que entregar, y comienza esa persecución. Él comienza a moverse de diferentes formas en la ciudad. Se ubica en un sitio en el que percibe que era en el centro de  los acontecimientos donde se reunían perfectamente estos sujetos. A raíz de esto, busca la salida, de la forma nocturna, por eso es que la portada de libro tiene esa imagen, porque es cuando sale”, nos comentó Rebolledo.

“En ese recorrido, comienza a recordar su vida, su trayectoria profesional, que tiene que ver con todo lo que ha hecho, en materia de delincuencia organizada. Cómo sabe dónde están ubicados los diferentes carteles, las diferentes mafias, las diferentes redes criminales… Comienza a hacer un recorrido por una de las principales arterias viales de la carretera regional del centro hacia Colombia. Pero en esa ida encuentra que la gente que lo lleva, pueden estarlo traicionando, no confía en la gente que lo está llevando y decide también salirse de ellos. Cuando llega a ese sitio, los evade y se va a otro sitio. Al llegar a Cúcuta (ciudad colombiana en la frontera con Venezuela), se da cuenta que vive muy de cerca la tragedia venezolana de cómo sus compatriotas están padeciendo situaciones muy graves. Por ello, jura luchar del exilio para lograr seguir persiguiendo estos criminales y buscar el objetivo final: que cumplan sus delitos en los tribunales de justicia a nivel internacional” añadió.

El interés por plasmar su vida en una novela

Ya habían pasado casi 20 años desde que esa nueva casta política conformada por militares rebeldes y miembros de la izquierda trasnochada llegara al poder con elecciones, para luego barrer las instituciones, cambiar la Constitución y perpetuarse en el poder, ejerciéndolo de forma autoritaria, violando los derechos humanos y las leyes.

“Yo este camino lo he emprendido en razón de contar mis casos, mi caso. He tenido muchos en Venezuela, como juez penal. Por ejemplo, yo fui juez de lo del 11 de abril, de esa tragedia donde hubo ese intento de desalojar a Chávez del poder, y toda esa serie de muertes. Después fui juez de muchos casos de políticos venezolanos, en los que me tocó procesarlos, tener que escuchar sus opiniones, como fue el caso del violador de la lagunita (su primera novela con uno de los casos que él había sentenciado), de homicidios muy graves”, le expresó al medio Día a Día News.

“También, hice récord Guinness, como la clase magistral más larga en predicción de delincuencia organizada, donde hablé 24 horas con 40 minutos seguidos, sobre cómo en las diferentes partes del mundo” nos contó.

En cuanto a su interés por adentrarse al mundo de las novelas, Alejandro nos comentó que esta es la segunda novela, la primera no tendría la técnica que tuvo esta. En esta yo me busqué un coaching que me asesoró cómo hacerlo y digamos que lo hice con todas las técnicas propias que debe tener una novela.

“Cuando nos reunimos dijimos que sería interesante comenzar con esa historia, de la juramentación mía como magistrado, que pudría ser muy interesante ese camino. Los demás libros, son de la investigación criminal, como “Las drogas sintéticas”, que tiene que ver con el estudio cuando una persona está en estado depresivo, cuando se encuentra mal emocionalmente y comienza a tomar ese tipo de drogas”, nos dijo.

Rebolledo nos habló de que desde que salió en el 2017, dijo: “bueno aquí hay que visibilizar nuestra tragedia de alguna manera importante, hay que buscar una forma en que esto se pueda contar. Por eso, hice el récord Guinness, por eso hice todo este tipo de cosas para llamar la atención mundial.

“Esto es un paso más que hemos hecho para visibilizar nuestra tragedia, de lo que está pasando nuestro pueblo. Donde hay 6 millones de personas que han tenido que salir de Venezuela, producto de que la delincuencia organizada tiene el control del país” agregó.

¿Cómo se diferencia Alejandro Rebolledo con el personaje de Armando Reyes?

“Es un sujeto que sigue, como muy romántico en algunas cosas, es más pragmático con respecto al tema de las investigaciones de la persecución criminal. Cree que hay alguna posibilidades de gente en quién creer. Por ejemplo: Armando Rebolledo habría hecho un movimiento más frío, con respecto a la salida. Armando confía en dos personas que lo llevan a  la frontera. Hay una mezcla de la ficción, de crear el personaje”, nos comentó.

Asimismo, añadió: “Una de las cosas que más me costó, fue describir a ese personaje cuando se trataba de mí, para hablar de mí mismo. Había una serie de conflictos de cómo hablar de ese personaje”.

El tiempo dedicado para la novela

“En época de la pandemia, teníamos esa gran oportunidad de tomar un tiempo, estar en casa de manera importante. En el tema familiar, mi esposa me ayudó mucho, con su apoyo permanente, fue un impulso importante, para seguir adelante y lograr este objetivo que nos habíamos trazado”, nos manifestó.

¿Qué pueden esperar los lectores al leer su novela “Lo quiero preso”?

“Conocer del personaje, de la tragedia venezolana también, que puedan entender un poco más de lo que es nuestra problemática en Venezuela” recalcó.

De igual manera nos dijo que considera que es “una buena oportunidad para pasar unas horas deleitándose con una forma de escribir”, “creo que quedó bien. Se lo he mostrado a críticos que les pareció interesante” enfatizó.

Además, Rebolledo piensa que es importante que los lectores le puedan decir unas cosas, “para corregir y poder ampliar este camino que he emprendido”.

Proyectos a futuro

“Estamos comenzando unas investigaciones interesantes en Venezuela, sobre toda la trama de delincuencia organizada con muchos detalles de los delitos que se cometen en Venezuela, y eso lo estamos construyendo. Como son hechos de la vida real, se vienen haciendo una serie de investigaciones” concluyó.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido