Dom. Abr 21st, 2024

El agua afecta todos los aspectos del desarrollo y se relaciona con la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Además, impulsa el desarrollo económico, apoya los ecosistemas saludables y es fundamental para la vida.

Alrededor de 2000 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a servicios de agua potable gestionados de manera segura, 3600 millones no cuentan con servicios de saneamiento seguros y 2300 millones carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos. Las brechas en el acceso a fuentes de abastecimiento de agua y saneamiento, el crecimiento demográfico, el uso intensivo de agua, la mayor variabilidad de las precipitaciones y la contaminación son factores que se conjugan en muchos lugares transformando al agua en uno de los principales riesgos para el progreso económico, la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible.

En el mundo interconectado y en rápido crecimiento que vemos hoy, las consecuencias de dichas tensiones son de carácter local, nacional, transfronterizo, regional y mundial. Las repercusiones afectarán de forma desproporcionada a los más pobres y los más vulnerables. El cambio climático se manifiesta a través del agua. Nueve de cada 10 desastres naturales se relacionan con el agua. Los riesgos climáticos vinculados con el agua se propagan a través de los sistemas alimentarios, energéticos, urbanos y ambientales. Si se quieren lograr los objetivos relacionados con el clima y el desarrollo, el agua debe estar en el centro de las estrategias de adaptación.

El Banco Mundial ha identificado cinco temas prioritarios para lograr los ODS en el sector del agua (ODS 6). Para abordar los desafíos de una mayor escasez y variabilidad hídrica y asegurar que los resultados se mantengan en el futuro, , es necesario un nuevo enfoque sobre los múltiples aspectos de la resiliencia y la sostenibilidad. Sin embargo, sin la existencia de nuevos esfuerzos para mejorar la inclusión, muchos aún no podrán aprovechar los beneficios del agua y serán afectados de manera desproporcionada por los desastres vinculados con el agua.

A fin de ayudar a los países a lograr una mayor sostenibilidad e inclusión en el sector del agua, se requieren inversiones en instituciones, para complementar la atención tradicional en la construcción de infraestructura. Crear las instituciones e infraestructura necesarias para lograr un acceso universal y contar con prácticas más sostenibles de gestión del agua exige también un gran aumento del financiamiento para el sector hídrico, lo que solo puede lograrse con el mejoramiento de la viabilidad financiera y la movilización de fondos de donantes para aprovechar otras fuentes de financiamiento.

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota