El controlador de Los Ángeles, Ron Galperin, envió hoy una carta y una solicitud de información al Gerente General de Saneamiento y Medio Ambiente de Los Ángeles (LASAN) en busca de respuestas sobre la causa y el verdadero impacto del derrame que envió 17 millones de galones de aguas residuales sin tratar directamente al Santa Monica Bay de la planta de recuperación de agua Hyperion la semana pasada.

Galperin calificó el derrame como un “desastre ambiental y una amenaza inminente para la salud y seguridad de millones de residentes en la Ciudad y sus alrededores”.

“Este catastrófico accidente no solo causó un gran daño a nuestras playas y agua locales, sino que también socavó la confianza del público en la capacidad de su gobierno para atenderlas y mantenerlas seguras”, dijo Galperin.

“Los residentes tienen derecho a saber exactamente por qué ocurrió el derrame de aguas residuales, su impacto en el área, el costo para los contribuyentes y qué medidas se tomarán para prevenir otro incidente similar en el futuro”, añadió Galperin.

En su carta, Galperin hizo una serie de preguntas detalladas sobre los esfuerzos de notificación pública demorados de LASAN, la supervisión regulatoria y la investigación sobre la causa y respuesta al incidente, qué medidas tomará LASAN para prevenir un evento similar, las implicaciones fiscales para los contribuyentes y el impacto ambiental y de salud pública del derrame masivo de aguas residuales. Galperin le dio a LASAN 10 días (antes del 30 de julio) para responder a su carta.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido