Maricela Sorto 17/12/2020

Los funcionarios escolares de Los Ángeles aplazaron las calificaciones reprobatorias de este semestre hasta al menos el 19 de enero, debido a las dificultades que se han dado por la pandemia, dándole a los estudiantes tiempo adicional para modificar sus resultados.

Esta medida es el último esfuerzo del distrito escolar para evitar penalizar a los alumnos, pues en comparación al 2019, el puntaje de las notas se ha deteriorado drásticamente, especialmente para los estudiantes latinos y negros, para quienes aprenden inglés, las personas con discapacidades, los jóvenes adoptados y los que se encuentran sin techo, según un mensaje enviado a los directores de escuelas preparatorias el lunes y obtenida por Los Angeles Times.

Dadas las limitaciones del aprendizaje a distancia, “reprobar a los niños envía el mensaje equivocado y aumenta aún más sus posibilidades de ser expulsados”, dijo el director ejecutivo del grupo de defensa Comunidades en las Escuelas de Los Ángeles, Elmer Roldán.

Asimismo, Roldán dijo: “Este no es el momento de castigar a los estudiantes, cuando sus familias están luchando por mantener un techo sobre sus cabezas y comida en la mesa”.

Por su parte, el liderazgo del sindicato de maestros indicó que apoya las “políticas de calificación humanitaria”, pero está preocupado por el momento del anuncio, cuatro días antes del final del semestre y la falta de coordinación en la planificación para el distrito.

Esta nueva política del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles surgió de las preocupaciones sobre el aumento en las calificaciones D y F, un patrón que se refleja en todo el país en los sistemas escolares que han cerrado los campus y se han basado en el aprendizaje a distancia debido a la dificultad de acceder a internet o un entorno de estudio deficiente en el hogar.

La prohibición de calificaciones reprobatorias se dio en abril de este año y tambien se determinó que ninguna nota de los alumnos podría ser más baja que la del 13 de marzo, el último día de instrucción en el campus, generando descontento en muchos maestros y algunos directores que alegaron que a política socavaba la motivación de los estudiantes, y unos cuantos informaron una disminución posterior en su esfuerzo.

De acuerdo con una maestra de ingles de una escuela secundaria  en el Valle de San Fernando, tales preocupaciones resurgieron;“Sí, es tiempo de COVID”, dijo la maestra. “Pero este suave fanatismo de las bajas expectativas, incluido el hecho de que se nos prohíba solicitar que los estudiantes comenten o que se muestren en la cámara durante una reunión de Zoom —en realidad, ayudará a nuestros alumnos de bajos ingresos a permanecer atrasados en el proceso de aprendizaje” añadió.

El objetivo primordial de la nueva medida además de evitar las calificaciones reprobatorias es brindar a los estudiantes la oportunidad de demostrar conocimiento académico sin penalizarlos por cualquier factor que tradicionalmente resultaría en un puntaje más bajo. 

Además, en Orange, el Distrito Escolar Unificado de Santa Ana también ha modificado los procedimientos de las calificaciones con la esperanza de ayudar a más estudiantes a aprobar sus clases.

Con información de Los Angeles Times.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *