Dom. May 19th, 2024

Investigadores de Cedars-Sinai Cancer encontraron que el hígado graso, una condición estrechamente asociada con la obesidad, favorece la propagación del cáncer colorrectal al hígado. El estudio, publicado en la revista revisada por pares Cell Metabolism, detalla el proceso a nivel celular y podría cambiar la forma en que los médicos manejan la enfermedad en algunos pacientes.

«Actualmente, entre el 25 % y el 30 % de los adultos estadounidenses son obesos, por lo que es probable que también tengan hígado graso», afirmó el Dr. Ekihiro Seki, PhD, profesor de Medicina y Ciencias Biomédicas en Cedars-Sinai y autor principal del estudio. “Nuestro estudio encontró que las células del hígado graso secretan sacos de proteínas y material genético que promueven la propagación del cáncer colorrectal al hígado, lo que sugiere que los médicos deberían tratar a los pacientes con cáncer colorrectal con hígado graso de manera diferente”.

Seki señaló que el estudio examinó una forma leve de hígado graso, una que los médicos podrían no conocer o no estar buscando. Además, enfatizó que es probable que esta afección esté subdiagnosticada.

“Nuestro estudio mostró que incluso el hígado graso leve aumentaba el riesgo de propagación del cáncer”, dijo Seki. “Por lo tanto, instamos a los médicos a que realmente presten atención a los pacientes con cáncer colorrectal que podrían tener hígado graso. Entre nuestras muestras de pacientes, notamos que más del 40 % de los pacientes tenían hígado graso, pero los médicos a menudo no ordenan la resonancia magnética especializada requerida para detectarlo, lo que significa que muchos casos se pasan por alto”.

En última instancia, el 70 % de los pacientes con cáncer colorrectal desarrollarán metástasis en el hígado, que es la principal causa de muerte de estos pacientes, según Seki. Él y otros investigadores buscaron descubrir por qué algunos pacientes desarrollan metástasis agresivas mientras que otros no, y determinar por qué solo algunos pacientes responden bien a la terapia.

“Nuestra hipótesis fue que el hígado graso hace algo para causar estas diferencias”, dijo Seki.

Seki y su equipo examinaron ratones de laboratorio con metástasis hepática de cáncer colorrectal, algunos de los cuales habían sido alimentados con una dieta rica en grasas que les provocó el desarrollo de hígado graso. Observaron que las células hepáticas de los ratones con hígado graso producían una mayor cantidad de vesículas extracelulares, partículas que se liberan de las células y transportan proteínas y material genético de la célula madre.

“Las vesículas extracelulares producidas por las células del hígado graso contienen tres tipos de microARN que estimulan la proliferación, migración e invasión del cáncer”, dijo Seki. “Las células cancerosas absorben estas vesículas extracelulares y estos microARN reaccionan con otra proteína llamada proteína asociada a sí para promover el crecimiento del tumor. Entonces, el cáncer primario en ratones con hígado graso se vuelve más agresivo y más metastásico”.

Estas proteínas llamadas yes associated protein o YAP también suprimen el sistema inmunitario en el entorno que rodea inmediatamente a los tumores, lo que, según la teoría de Seki, podría hacerlos resistentes a la inmunoterapia, un tratamiento común para combatir el cáncer.

Los investigadores encontraron los mismos tipos de condiciones cuando compararon muestras de tejido de pacientes humanos con y sin hígado graso que también tenían metástasis hepática de cáncer colorrectal.

Seki comentó que se necesitan más estudios para examinar si el hígado graso en pacientes delgados, que es común en las poblaciones asiáticas, tiene el mismo efecto sobre la propagación del cáncer. La investigación adicional también podría ayudar a determinar si el cáncer colorrectal metastásico es resistente a la inmunoterapia en pacientes con hígado graso y cómo se podría revertir esa resistencia.

«Este estudio proporciona una nueva perspectiva sobre los mecanismos detrás de la promoción del hígado graso de la metástasis del cáncer colorrectal y sobre los distintos microambientes tumorales en pacientes con hígado graso que pueden contribuir a una respuesta débil a las terapias contra el cáncer», comentó el Dr. Dan Theodorescu, PhD, director de Cedars-Sinai Cancer y Presidente Distinguido de PHASE ONE. “Tenemos esfuerzos en curso dirigidos a poblaciones con alto riesgo de enfermedad del hígado graso, y este estudio sugiere que debemos redoblar nuestros esfuerzos, especialmente en aquellos que tienen cáncer colorrectal”.

Financiamiento: El estudio fue apoyado por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud P01CA233452, R21AA025841 y R01DK085252; un Premio del Centro de Investigación Integrada en Cáncer y Estilo de Vida; y un Premio de Aceleración de Proyectos del Centro de Cáncer Cedars-Sinai en el Centro Médico Cedars-Sinai.

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota