Slider
Editor 15/04/2021

El Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador (MAG), actualmente se encuentra en el ojo del huracán, puesto que con la destitución del ex ministro Pablo Anliker, las redes sociales explotaron, especialmente Facebook y Twitter, ya que se rumoraban ciertos indicios de corrupción, al no declarar cantidades altas ante la misma comisión de la Asamblea Legislativa.

Ahora, sale a la luz una “tarifa agropecuaria” de $3.50 que el mismo ex ministro Anliker aprobó, para que cada pasajero que ingrese a nuestro país, a través del Aeropuerto Internacional de El Salvador, la asuma.

La tarifa está vigente desde el 19 de marzo, cuando la medida fue publicada en el Diario Oficial y según el documento será cobrado para financiar los servicios de administración y operación de inspecciones caninas, así como para el tratamiento de los desechos sólidos internacionales. La medida fue acordada el 16 de diciembre entre el MAG y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) mediante un convenio.

“Las unidades caninas son una herramienta indispensable de los servicios nacionales de cuarentena en los países desarrollados. Los perros detectan olores de frutas, semillas, cárnicos, lácteos, entre otros que podrían ser vías para el transporte de plagas y enfermedades de origen vegetal y animal”, explicó el comunicado del MAG en dicha fecha.

Por su parte, las asociaciones aéreas reconocieron la importancia de tener una mayor seguridad sanitaria, para evitar el ingreso de plagas.

Sin embargo, las mismas asociaciones aéreas señalaron que esta nueva tarifa no solo encarecerá el costo de viajar a El Salvador, sino que además desincentivará los viajes aéreos, que de hecho han sido bastante pobres en las últimas fechas, desde la cuarentena por la pandemia del COVID-19 que afectó a casi todo el mundo.

También cabe destacar que muchos países, especialmente europeos, cobran una tarifa especial, según sea el país o ciudad, pero esto se ve considerablemente en el ámbito de la hostelería y turismo, más no en el sistema agropecuario, ni ganadero.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido