Mié. Feb 21st, 2024

Investigadores del Smidt Heart Institute descubren que los problemas cardiovasculares durante el embarazo pueden tener efectos duraderos en la estructura y función del corazón hasta una década después

Una nueva investigación del Smidt Heart Institute de Cedars-Sinai ha descubierto que las mujeres que presentan signos de presión arterial elevada durante el embarazo tienen más probabilidades de presentar evidencia residual de estructura y función cardíaca anormal hasta una década después del embarazo.

“Este estudio ayuda a aclarar que, para algunas mujeres, el embarazo no es sólo una ‘prueba de esfuerzo’ que desenmascara riesgos cardiovasculares subyacentes”, afirma la Dra. Susan Cheng, MPH, titular de la Cátedra Erika J. Glazer de Salud Cardiovascular de la Mujer y Ciencias de la Población, directora del Instituto de Investigación sobre Envejecimiento Saludable del Departamento de Cardiología del Instituto del Corazón Smidt, y autora principal del estudio. “Este riesgo también puede afectar al corazón años después del embarazo”.

El estudio, publicado recientemente en la revista especializada Hypertension, analizó a más de 5.000 mujeres hispanas/latinas con al menos un embarazo previo e identificó a las que padecían trastornos hipertensivos del embarazo, como hipertensión gestacional, preeclampsia o eclampsia.

“Este estudio confirma los resultados de otros y demuestra que las mujeres que sufren un trastorno hipertensivo durante el embarazo tienen más probabilidades de sufrir cambios duraderos en la estructura y la función de su corazón que las mujeres que tienen una presión arterial normal durante el embarazo”, afirma la Dra. Natalie Bello, MPH, directora de Investigación sobre Hipertensión en el Smidt Heart Institute y coautora del estudio. “Además, este trabajo demuestra que sólo una parte de las anomalías en el corazón se explican por la presión arterial actual de la mujer”.

Tras tomar en cuenta otros factores de riesgo cardiovascular que de otro modo podrían dar lugar a signos precoces de cardiopatía, los investigadores descubrieron que aproximadamente el 14% de las participantes en el estudio que habían desarrollado trastornos hipertensivos durante el embarazo presentaban varios problemas persistentes relacionados con el corazón detectados en las imágenes cardiacas. Entre ellos figuraban un mayor grosor de la pared cardiaca, una geometría anómala del ventrículo izquierdo más frecuente y una fracción de eyección menor en comparación con las mujeres que también habían tenido un embarazo anterior pero sin ningún trastorno hipertensivo relacionado.

Aunque constituyen una población numerosa y creciente en Estados Unidos, históricamente las mujeres hispanas/latinas han estado infrarrepresentadas en los estudios médicos. Gracias a los datos del Estudio de Salud de la Comunidad Hispana/Estudio de Latinos -un estudio comunitario multicéntrico-, los investigadores pudieron implicar a esta población diversa en su investigación. Sin embargo, los autores del estudio afirman que, dada la diversidad subyacente de las personas hispanas/latinas, no es probable que los hallazgos de este estudio sean específicos de ninguna etnia, raza u origen nacional en particular.

“El Cedars-Sinai lleva mucho tiempo invirtiendo en la investigación de la salud cardiaca de la mujer, y este estudio crítico más reciente profundiza nuestra comprensión de quiénes corren más riesgo de sufrir trastornos hipertensivos durante el embarazo”, afirmó la Dra. Christine M. Albert, MPH, directora del Departamento de Cardiología Smidt Heart Institute y titular distinguida de la Cátedra de Cardiología Lee y Harold Kapelovitz, quien no participó en este estudio.

Facebook Comments Box

administrador

Compartir esta nota
error: Contenido protegido