Por. Lic. Mayra Murillo


Haz leído o oído la expresión “ingeniería social”, pero ¿sabes lo que significa? En ciencias políticas, el término se usa para hablar sobre las influencias y acciones que emplean ciertos gobiernos y clases de poder sobre la sociedad para intentar cambiarla.

En seguridad informática, la expresión se refiere a las técnicas de manipulación psicológica que usan los ciberdelincuentes para tenderles trampas a los internautas.  El objetivo puede ser diverso, desde obtener información hasta realizar fraudes o acceder de manera ilegítima a ciertos documentos. Para lograrlo, los estafadores se valen de una serie de métodos y herramientas con las que buscan confundir al usuario.

A través de la observación de los movimientos que haces cuando navegas por la red o de la información que hay publicada sobre ti, los estafadores pueden recopilar muchos datos, desde tu dirección de correo electrónico hasta tu número de teléfono, el nombre de tu mascota o tu lugar de residencia.

Conseguir datos puede ser más sencillo de lo que muchos piensan. Compruébalo tú mismo. ¿Qué tanto puede saber un extraño sobre ti analizando tus redes sociales?

Los hackers usan esa información para hacerse pasar por una persona de tu confianza y tenderte trampas.

“El principio de simpatía, también traducido como de afición, gusto o atracción, nos señala algo que a primera vista puede parecer simple: estamos más predispuestos a dejarnos influir por personas que nos agradan, y menos por personas que nos producen rechazo.”, explica el psicólogo y escritor estadounidense Robert Cialdini, quien escribió en 1984 Influence: The Psychology of Persuasion (“Influencia: la psicología de la persuasión”) y definió principios.

Lo mejor es que evites dar demasiados datos sobre ti a quien no conoces. Tendemos a confiar más en extraños cuando navegamos por internet. Recuerda que más vale prevenir que curar.

UN CONSEJO: Si no quieres compartir demasiados datos sobre ti en internet, desactiva la geolocalización para que otros usuarios de internet no sepan dónde te encuentras. También es recomendable verificar tu perfil público o visitar directorios de internet para saber qué información tienen sobre ti.

Dar presión a los usuarios para lograr sus objetivos es una de las técnicas más habituales de los ciberdelincuentes.

Muchas veces usan ese sentido de urgencia para enviar “ofertas que no te puedes perder” y todo tipo que, en realidad, no son tan “exclusivas” como aseguran en esos emails o mensajes de texto.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here