Sáb. Abr 20th, 2024

Es importante tener en cuenta la inocuidad alimentaria cuando se manipulan los huevos. Los huevos son un alimento popular durante todo el año y, especialmente, en las celebraciones de primavera, como la Pascua y la festividad judía del Pésaj. Sin embargo, la nociva bacteria salmonela puede estar presente tanto fuera como dentro de los huevos que parecen perfectamente normales. Esta puede ser la causa de una intoxicación alimentaria (también llamada enfermedad transmitida por los alimentos). Protéjase y proteja a su familia siguiendo estos consejos de inocuidad alimentaria para evitar intoxicaciones: 

Limpie

  • Lávese las manos, lave los utensilios, los platos y las superficies de preparación (encimeras y tablas de cortar) con agua caliente y jabón después de entrar en contacto con huevos crudos y alimentos que los contengan.
  • Deseche los huevos agrietados o sucios.

Separe

  • Nunca deje que los huevos crudos o los utensilios que los hayan tocado entren en contacto con alimentos que no vayan a cocinarse (como frutas y verduras crudas).

Cocine

  • Cueza bien los huevos hasta que la yema y la clara estén duras.
  • Los guisados y otros platillos que contengan huevos deben ser cocinados a 160 °F. Utilice un termómetro de cocina para asegurarse.
  • Coma los huevos inmediatamente después de cocerlos. No conserve los huevos calientes o a temperatura ambiente (entre 40 y 140 °F) durante más de 2 horas.
  • En las recetas que requieran huevos crudos o poco cocidos (como el aderezo de la ensalada César y el helado casero), puede utilizar huevos de cáscara pasteurizados o productos de huevo pasteurizados. Busque la palabra «pasteurizado» en la etiqueta para asegurarse.

Enfrié

  • Compre solo huevos que hayan estado en un refrigerador o nevera. Mantener los huevos adecuadamente refrigerados impide que cualquier bacteria de salmonela presente en el interior o en la superficie de los huevos crezca hasta alcanzar cifras más elevadas (lo que los hace más propensos a causar enfermedades).
  • En casa, mantenga los huevos refrigerados a 40 °F o menos hasta que los necesite. Utilice un termómetro de refrigerador para comprobarlo.
  • Refrigere rápidamente los huevos no usados o las sobras que contengan huevo.
  • Para el colegio o el trabajo, empaque los huevos cocidos en un pequeño paquete de gel congelado o con un envase de jugo congelado.

Cuando come afuera

  • En los restaurantes, no pida platos elaborados con huevos crudos o poco cocidos sin pasteurizar.
  • Pregunte si utilizan huevos pasteurizados antes de pedir cualquier cosa que contenga huevo crudo o huevo poco cocido (como salsa holandesa o aderezo de ensalada César).

Tome medidas

Si cree que usted o alguien de su familia tiene una enfermedad transmitida por alimentos.

FUENTE U.S. Food and Drug Administration

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota