México ha entrado en la tercera ola de la pandemia del COVID-19, en momentos que las infecciones aumentan en 29% comparado con la semana previa.

De acuerdo con el departamento de salud de México los casos nuevos en su mayoría provienen de sectores jóvenes menos vulnerables y estos están tan altos como lo estaban al inicio de la ola pasada en septiembre.

Sin embargo, actualmente sólo un 22% de las camas en los hospitales del país están ocupadas; en la ola pasada, en varias zonas de la nación, las camas estaban casi totalmente ocupadas, por lo que las autoridades insisten en que el descenso relativo de los casos graves entre las personas mayores responde a la campaña de vacunación.

Según afirmó el viceministro de salud Hugo López-Gatell el aumento en el número de casos no se debe a la variante delta sino a la reanudación de las actividades sociales.

Tal es el caso de las autoridades de salud de la Ciudad de México que calculan que la tercera ola alcanzará su pico en agosto en la capital, que fue la zona más afectada en las dos olas pasadas.

Según Eduardo Clark, responsable de la gestión de datos de la capital, el escenario “más drástico” del gobierno de la ciudad sería llegar a los 3 mil 500 hospitalizados diarios en el valle de México, un 35% de los registrados en enero y febrero.

México ha sufrido casi 235 mil 000 decesos confirmados por coronavirus, pero debido a que el país realiza tan pocas pruebas, los expertos sospechan que la cifra real es de aproximadamente 360 mil 000 decesos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido