Sáb. Abr 20th, 2024

por Ismael Cala

En medio del vendaval de desafíos que enfrenta la juventud contemporánea, marcada por la sombra ominosa de trastornos mentales que irrumpen cada vez más temprano en sus vidas, surge la necesidad imperiosa de tenderles una mano firme, de ofrecerles un faro de esperanza en medio de la tormenta. En
esta era donde la depresión se erige como una de las principales causas de discapacidad y muerte, donde el suicidio se cierne como la tercera causa de mortalidad a nivel mundial, y donde el miedo y la baja autoestima anidan en el alma de nuestros jóvenes, es nuestro deber moral y social responder con
acciones concretas y efectivas.

Ante este panorama desafiante, me siento honrado de compartir con ustedes el impacto tangible de nuestro programa de responsabilidad social, «El vuelo de la cometa». Con 143 facilitadores entrenados, hemos alcanzado a 2.150 niños y adolescentes, invirtiendo un total de 62.250 horas de capacitación en varios países de Latinoamérica.

Más que cifras y estadísticas, representa una luz en la oscuridad para miles de jóvenes que enfrentan la frustración, la desesperanza y la incapacidad de cambiar su entorno debido a una baja autoestima. «El vuelo de la cometa» es una invitación a alzar vuelo por encima de las adversidades, a desafiar los
límites de lo posible y a descubrir el potencial que reside en cada uno de nosotros.

Nuestro programa presencial de Inteligencia Emocional y Liderazgo para adolescentes escolarizados de 12 a 17 años de edad es un oasis de transformación en un desierto de desesperanza. A lo largo de 12 sesiones distribuidas a lo largo del año académico, abordamos áreas vitales como el autoconocimiento, los paradigmas y el liderazgo, dotando a nuestros jóvenes de las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos de la vida con coraje y determinación.

Nuestro enfoque holístico, basado en los más recientes avances en mindfulness, psicología positiva, neurociencia y conciencia plena, nos permite ofrecer un programa integral que no solo aborda los síntomas, sino que también se adentra en las raíces mismas de los problemas que aquejan a
nuestra juventud. Actualmente estamos formando a 106 jóvenes en alianza con Fundana en Venezuela.

Juntos, podemos cambiar el rumbo de la historia, y con cada niño y adolescente que capacitamos, sembramos la semilla de un futuro más luminoso y esperanzador para todos.

Loading

Facebook Comments Box
Compartir esta nota