Slider
Editor 15/03/2021

Por sexto año consecutivo, el mercado inmobiliario de Texas rompió récords en términos de cantidad de viviendas vendidas y precio medio, mientras que los niveles de inventario llegaron a mínimos históricos críticos, según el Informe de Revisión Anual de Bienes Raíces de Texas para 2020, publicado por Texas Realtors.

“Las ventas de bienes raíces en Texas rompieron récords a pesar de estar en medio de la pandemia”, señaló Marvin Jolly, presidente de Texas Realtors para 2021. Asimismo, mencionó que: “El inventario de propiedades cayó a mínimos históricos en muchas zonas del estado, y esa escasez de viviendas para la venta hizo que muchos mercados se volvieran muy favorables para los vendedores y desafiantes para los compradores”.

Cabe destacar que las ventas de viviendas en todo el estado crecieron un 9.5 % en 2020, con 393,615 propiedades vendidas. Este crecimiento es bastante superior al 3.8 % de 2019. Sin embargo, el inventario de propiedades cayó a 1.7 meses de inventario, un decrecimiento de 1.3 meses con respecto al 2019. Según el Texas Real Estate Research Center, un mercado con su demanda y oferta en equilibrio debe tener entre 6.0 y 6.5 meses de inventario disponible.

Asimismo, mencionar que el precio medio de las viviendas se incrementó en un 8 % con respecto al año anterior, ubicándose en $259,230. La distribución de categorías de precios indicó que el mayor porcentaje de inmuebles vendidos en el estado (34.5 %) se ubicó en el rango de precios entre $200,000 y $299,000.

“El mercado inmobiliario para 2021 estará caracterizado por una fuerte demanda y bajos niveles de inventario, acompañados de una fuerte subida de precios”, explicó Luis Torres, Ph.D., economista investigador del Texas Real Estate Research Center de Texas A&M University.

“El inventario de propiedades con precios por debajo de $300,000 estará particularmente bajo, lo que afectará las ventas en ese rango de precios. La recuperación de la economía respaldada por más estímulos fiscales federales y mayores tasas de vacunación contribuirán a la demanda inmobiliaria en Texas para 2021″, detalló Torres.

Por último, mencionar que, la oferta activa en el estado decreció un 22.1 % de 2019 a 2020. El tiempo promedio que los inmuebles estuvieron a la venta fue de 55 días, cuatro días menos que en 2019.

El presidente Jolly concluyó: “El aumento de precios de los inmuebles, junto con la escasez de propiedades disponibles, ha hecho que la favorabilidad sea un desafío en todo nuestro estado. Estos problemas siguen siendo una prioridad para Texas Realtors mientras avanzamos en nuestro 87.o periodo legislativo. Seguiremos abogando por leyes que garanticen que tener casa propia siga siendo alcanzable y una inversión sólida durante los años venideros”.

FUENTE: Texas Realtors

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido