El hilo dental, los enjuagues bucales y el control con el odontólogo son importantes también para el cuidado de la salud bucal en pacientes con diabetes, debido que al presentar un nivel alto de azúcar en la sangre (glucosa), puede llegar a causar daños en el cuerpo, como lo es en los dientes y las encías.

Mientras más alto sea el nivel de azúcar en sangre que presente un paciente, mayor es la cantidad de ácidos que desgastarán sus dientes. Por ello, el cuidado de la salud bucal es primordial para evitar futuras complicaciones.

La doctora Estela Valles Pleitez, en una entrevista realizada por el medio nos explica la importancia de mantener controlados los niveles glucosa, para poder asistir a un tratamiento con un odontólogo, así como de cuidar la salud bucal.

El tratamiento para los pacientes con diabetes

Mantener controlados el nivel de glucosa: “Antes de ir al odontólogo, tienen que tener niveles controlados (azúcar), porque estos al tener niveles altos de glucosa, tienden a tener reflujo nocturno y eso les produce caries, eso les produce infecciones”, explica la doctora Pleitez.

Para esto, el paciente debe consultar al médico y hacerse un chequeo general, tanto cardíaco como de glucosa; además de entrar en un cambio de alimentación, y de ejercicio que le ayude a mantenerse saludable.

De acuerdo a la doctora Pleitez, lo correcto es que el paciente con diabetes tiene que asistir a una revisión bucal con el odontólogo, cada cuatro meses, y una limpieza oral, cada cuatro o seis meses.

El cepillado: “A parte de eso van a estar controlando su cepillado tres veces al día. Recordemos que eso es bien importante, así como usar el hilo dental, los enjuagues bucales y el control con el odontólogo, ya que el paciente siempre se complica con un heridita como con una caries”, nos comenta la doctora.

Complicaciones: entre las complicaciones de una dentadura que presenta caries, por los niveles altos de azúcar, está el daño neuronal del sistema nervioso, que puede producir una caída dentaria. En otros casos, hay perdidas de las uñas, de los pies principalmente, debido a la vasculopatía que es el daño de las arterias y las venas, sumado al del sistema nervioso central.

Por otro lado, la diabetes puede producir complicaciones crónicas como: hipertensión arterial, taquicardia sinusal, un pie diabético, la retinopatía (que conlleva a una ceguera), neuropatía (ceguera completa), vasculopatía y la nefropatía.

La insulita: Tabúes

Además, la doctora Estela Valles Pleitez nos comenta que la insulina actualmente, es uno de los mejores tratamientos para la enfermedad que no se pueden excluir; sin embargo, existen muchas personas que no toman el tratamiento. La doctora señala dos de los principales miedos en pacientes con diabetes:

1- Ceguera: el inicio de la ceguera se da antes de comenzar con la insulina. Al bajar los niveles de glucosa, el paciente nota la ceguera y piensa que fue provocada por la insulina.

2- Daños en los riñones: desde que la persona con diabetes presenta niveles altos, no controla la glucosa, ya hay un daño renal. Cuando se inicia con la insulina comienza a bajar los niveles de glucosa, y es notorio el avance del daño renal.

Para concluir, la doctora hace una invitación a visitar a un odontólogo, al menos dos o una vez al año. “Eso les va ahorrar mucho, van a ahorrarse las pérdidas de piezas dentarias, que recuerden que una pieza dentaria nos ayuda a tener una mejor digestión, a padecer menos de colon irritable. Porque un problema nos lleva a varios problemas. No solo se ve involucrada la muela, la boca o la apariencia física, si no que se ven involucrados muchos sistemas, principalmente el digestivo. Así que los invito a que visiten el odontólogo de su confianza o al sistema de salud si no tienen (dinero)”, recomendó.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido