Slide
Slide
previous arrow
next arrow

Según un comunidado de las Naciones Unidas, en el que expone información proporcionada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia(UNICEF), la pandemia ha sido devastadora para la niñez y la adolescencia en todo el mundo ya que después de los periodos de cuarentena este sector vive en una «normalidad demoledora y distorsionada»

En los países que se encuentran en vías de desarrollo se estima que el nivel de pobreza aumentó en un 15% y se augura que otros 140 millones de niños que viven en este tipo de países vivan en situaciones de escasez economica

En el área de la educación para la niñez y adolescencia, la institución cataloga la situación como «catastrófica», ya que según datos recopilados fueron alrededor de 168 millones de estudiantes los que perdieron el año escolar a causa de la pandemia y la cuarentena; abonado a esto fue incluso más difícil para muchas familias propocionar las herramientas necesarias para acceder a la educación a distancia o en línea.

“En caso de confinamiento, las escuelas deben ser de los primeros centros en reabrir cuando las autoridades comiencen a suprimir las restricciones. Las clases de recuperación deben tener prioridad con el fin de garantizar que los niños que no hayan podido estudiar a distancia no se queden rezagados» declaró la directora ejecutiva de la UNICEF, Henrietta Fore.

Bajo este contexto, la titular añadió que se debe considerar  como ultima instancia el cierre de las escuelas. “Por estos motivos, cerrar las escuelas debe ser una medida de último recurso que solo podrá tenerse en cuenta tras haber considerado todas las opciones disponibles».

La UNICEF, luego del período vacacional en agosto, publicó una serie de recomendaciones para un regreso escalado a las escuelas como la inclusión del personal educativo en los planes de vacunación contra el COVID-19 y proporcionar el fármaco a los menores de 12 años.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido