Por: Kevin Lemus

Leonardo Valencia Soto, es un comunicador social de 47 años, tiene discapacidad visual, esto debido a un medicamento mal formulado a su madre, cuando ella estaba embarazada.

Afirmó que desde pequeño estuvo inmerso en el mundo de las instituciones para personas ciegas, posteriormente se mudó de ciudad y lamenta que no pudo culminar su carrera de comunicación social, pero siempre estuvo inmerso laborando, al punto de crear su propio periódico, porque dice que es “muy rico” escribir, especialmente para concientizar a la población.

Soto aseguró que el ser una persona con discapacidad contrae abundantes retos, empezando desde la educación primaria, encontrar empleo, el vivir el día a día en las calles de cualquier ciudad, los aspectos de accesibilidad, entre otros.

“La vida de nosotros, las personas ciegas, es muy costosa, enseñar braile es caro por lo complejo de la situación, entonces accesibilidad, en pocas palabras, no hay”, expresó Soto.

Soto comentó que su inmersión en el mundo de la trilogía de educación, medio ambiente e inclusión, empezó en la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (CORNARE), donde al principio empezó laborando por 3 meses, como una prueba significativa sobre un proyecto de la corporación, sin embargo, las cosas le han salido bien y a la fecha continua como parte de ello.

“Yo no soy docente, ni tengo la pedagogía, pero siempre trato de ingeniármelas para llegar a todo público que tengo a mi cargo”, dijo Soto.

“En Colombia nosotros, tenemos por lo menos, un decreto, en el cual todos podemos acceder a la educación, pero es importante modernizarnos y salir de la brecha para poder optar por una educación accesible en todo sentido”, explicó el comunicador colombiano.

Soto dijo que los retos que enfrentó en tiempos de pandemia fueron muy grandes, debido a que todas sus conferencias eran presenciales, por lo tanto, mudó su trabajo habitual al mundo virtual, eso sí, en diapositivas con sonido.

“Creo que, con esto de la pandemia, las personas con discapacidad retrocedimos mucho, ya que ahora hay que llegar a casa a lavar todo, en nuestro caso, somos muy táctiles y ya nadie busca ayudarte a cruzar la calle”, sostuvo el comunicador.

Leonardo explica que actualmente tiene compromiso laboral con CORNARE, es contratista y además brinda conferencias, se está enfocando en una cartilla de la inclusión y otro proyecto llamado pildorín, que está enfocado en leer lo que lleva el sobre, pero en braille.

“Al realizar las actividades que estarán en pildorín, estaremos haciendo un par de menciones, retos y demás que harán a las personas sin discapacidades, para hacerlos a estos, personas más sensibilizadas”, acotó.

“Somos seremos humanos y obviamente queremos disfrutar, salir a pasear, pero queremos un turismo más accesible, más incluyente”, dijo Soto.

Del mismo modo explicó el proceso de elecciones electorales en su país, el cual está adaptándose a ellos y brindando diferentes opciones. Finalmente brindó un consejo a los jóvenes que han perdido su vista desde una temprana edad: “Lo primero que yo hiciera sería invitar a su núcleo familiar, ya que el principal fracaso de estos, es por los conceptos antiguos que aún se mantienen”.

“Todos tenemos potenciales diferentes, hay que aprovechar cada actitud y formas de trabajar, para explotar los talentos”, añadió. “No digo que una discapacidad es fácil, pero media vez superamos un obstáculo, no podemos frustrar nuestro camino solo por una discapacidad de cualquiera índole”, expresó.

Finalmente, Soto brindó su número de contacto (+57 314-838-8890) y espera que las personas puedan contactarlo, ya que asegura le gusta dar voces de aliento, acompañar procesos y dar apoyo mutuo a personas con discapacidad, entre otros.

Compartir

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido