CEL_1200x360 x
Slide
1200x360
Slide
Slide
previous arrow
next arrow

La insuficiencia y deficiencia de Vitamina D ha tenido un  aumento de casos en los últimos meses, especialmente por el encierro y la disminución de  actividades físicas al aire libre debido a las restricciones de la pandemia. 

La emergencia sanitaria, en consecuencia, ha incidido en una menor exposición de las  personas a la luz solar, lo que ha contribuido a que no se obtengan los niveles séricos  adecuados de Vitamina D en el cuerpo. 

Debido a lo anterior, en los últimos meses la comunidad médica ha hecho un llamado a la  población a conocer cuáles son los beneficios para la salud de contar con niveles adecuados  de Vitamina D, dando a conocer qué opciones terapéuticas existen en el país. 

La Vitamina D, llamada también hormona D por sus múltiples funciones en el cuerpo, es  esencial para absorber el calcio y juega un rol importante en varios sistemas como el  esquelético, inmunológico y metabólico entre otros, ya que es un nutriente necesario para  su mejor funcionamiento. 

Esta vitamina es indispensable para mantener la homeostasis del calcio en el organismo. Su  deficiencia y/o insuficiencia precipita o exacerba patologías como osteoporosis,  osteomalacia y raquitismo y ha sido relacionada con un mayor riesgo de neoplasias,  enfermedades cardiovasculares, procesos autoinmunes y enfermedades infecciosas. 

Principales factores predisponentes a la deficiencia e insuficiencia 

Las principales causas de la deficiencia e insuficiencia de esta hormona son diversas como  la poca o escasa exposición solar, la reducida ingesta en la dieta, pigmentación cutánea,  obesidad y edad avanzada. La comunidad médica ha hablado sobre la importancia de la  adecuada medición de esta vitamina, en aquellas personas con factores de riesgo y  condiciones asociadas a tener niveles deficientes o insuficientes de vitamina D y la correcta  suplementación según los niveles que cada paciente presente.  

“Existen casos en los que la ingesta de alimentos con contenido de Vitamina D y la exposición  al sol ya no son suficientes para que las personas obtengan los niveles adecuados de esta  vitamina. La dieta solamente aporta el 10% o menos requerido por el organismo y es acá  cuando se hace vital obtener una apropiada medición de los niveles e iniciar la suplementación con vitamina D para llegar a los niveles óptimos recomendados; y de esta  forma mejorar el funcionamiento celular y de los órganos, en donde ella ejerce su función.”,  aseguró el Dr. Rafael Orellana, Médico Endocrinólogo. 

Niveles óptimos de Vitamina D y su tratamiento 

Se considera que una persona tiene deficiencia de Vitamina D cuando sus niveles son inferiores a 20 ng/ml y la insuficiencia cuando los niveles están entre 20 a 29 ng/ml. Según  expertos médicos los niveles óptimos deseables se ubican al menos en 30 ng/ml. 

Existen opciones terapéuticas en el país para tratar la insuficiencia y deficiencia de la  Vitamina D y se presentan en forma de suplementos orales en diferentes presentaciones, siendo una de ellas la de 100,000 UI. 

Las dosis sugeridas para el manejo de carga para la insuficiencia son: 

• 50,000 UI cada semana por 2 meses 

• 100,000 UI durante 15 a 30 días por 2 meses 

• 2,000-5,000 UI cada día por 3 meses 

Y las dosis sugeridas para el mantenimiento son:  

• 50,000 UI cada mes 

• 100,000 UI cada 1 a 3 meses 

• 1,000 a 2,000 UI por día 

Dosis según la Federación Argentina de Sociedades de Endocrinología.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido protegido