Editor 05/01/2021

El Departamento de Justicia anunció que Estados Unidos ha recaudado $ 7 millones de fondos iraníes que se asignarán para brindar compensación a las víctimas estadounidenses del terrorismo internacional patrocinado por el estado.

De acuerdo al Departamento de Justicia los fondos son la participación de Estados Unidos en una investigación de decomiso civil, que es parte de la búsqueda del gobierno de una compleja conspiración internacional que se extendió por todo el mundo. El propósito de la conspiración era violar el régimen de sanciones económicas internacionales impuesto por Estados Unidos a Irán e incluía a varios ciudadanos iraníes y otros, que transfirieron fraudulentamente aproximadamente $ 1 mil millones en fondos de propiedad iraní a cuentas en todo el mundo.

El Fiscal General Adjunto Interino del Departamento de Justicia Penal División, David Burns, dijo: “Los fondos sujetos a la estipulación de hoy se habían destinado a beneficiar a los actores criminales que participaron en un elaborado plan para violar las sanciones de Estados Unidos contra Irán, uno de los principales patrocinadores estatales del terrorismo del mundo”.

Así mismo Burns agrega que: “Gracias a la ayuda de nuestros socios extranjeros y los esfuerzos combinados de la División Criminal, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Alaska, el FBI y el IRS, los fondos confiscados se utilizarán en cambio para compensar directamente a las víctimas de los patrocinadores estatales del terrorismo”.

“Agradezco a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley por su diligencia dedicada y a largo plazo en asegurar estos fondos para las víctimas del terrorismo patrocinado por el estado”, dijo el Fiscal Federal Bryan D. Schroder del Distrito de Alaska.

Por su parte el agente especial a cargo de la oficina de campo de Anchorage del FBI, Robert Britt dijo: “El FBI perseguirá agresivamente a quienes ayudan a los financistas del terrorismo y a quienes abusan del sistema financiero de los Estados Unidos en el proceso”, también resalta que “Debido al esfuerzo de colaboración realizado por el FBI y nuestros socios, es con gran satisfacción que una parte de estos fondos confiscados con éxito se destinarán a las víctimas estadounidenses del terrorismo internacional patrocinado por el estado”.

De acuerdo a la información patrocinada por el Departamento de Justicia a partir de 2011 y hasta 2014, los conspiradores, incluidos tres ciudadanos iraníes y, supuestamente, un ciudadano estadounidense, defraudaron a los bancos surcoreanos al presentar documentos falsos que pretendían demostrar que las empresas iraníes estaban haciendo negocios legítimos con empresas coreanas. Sobre la base de estos documentos falsos, los conspiradores lograron transferir ilegalmente aproximadamente mil millones de dólares en fondos de propiedad iraní fuera de Corea del Sur y hacia los mercados financieros del mundo.

El estadounidense que es un presunto conspirador, Kenneth Zong, fue acusado en diciembre de 2016 en el Distrito de Alaska, por 47 cargos de violar la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional (IEEPA) y las Regulaciones de Transacciones y Sanciones de Irán (ITSR), proporcionando servicios ilegales al Gobierno de Irán, conspiración para cometer blanqueo de capitales y blanqueo de capitales.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *